El misterioso retrato del soldado de «Las lanzas» de Velázquez

El Museo del Prado exhibirá hasta enero el lienzo, cedido por el Metropolitan


madrid / colpisa

Una feliz restauración le devolvió su atribución a Diego Velázquez sin ningún género de dudas en el 2009. Ahora los expertos debaten si estamos ante un autorretrato del genio sevillano. Hablamos de Retrato de caballero, lienzo propiedad del Metropolitan de Nueva York y que estará unos meses invitado en una de las salas más nobles del Prado, a la derecha de La rendición de Breda. Un emplazamiento nada casual, ya que el varón retratado, un presunto Velázquez de cuya identidad no hay noticia cierta, es el mismo que aparece como un anónimo soldado en el ángulo inferior derecho del Las lanzas, una de las pinturas mayores del universal artista sevillano.

No hay dudas de que este misterioso y engolado caballero de mirada penetrante, mostacho puntiagudo y tosca melena fue pintado por Velázquez hacia 1635. Bajo el título de Retrato de caballero formaba parte de la colección del Metropolitan, catalogado como pieza «del taller de Velázquez» desde 1963. Un experto conservador sospechó que podría haber surgido de la paleta del mismísimo maestro, y lo confirmó una sutil y efectiva restauración en el 2009. Se retiró la densa capa de barniz oscurecido, se iluminó el fondo y cambió la calidad del pelo amazacotado por el polvo y los repintes del XVIII.

«Enhorabuena, es un Velázquez», dijo a los técnicos del Met Jonathan Brown, autoridad mundial en Velázquez, que confirmaba una autoría que ya sospechaba. De ahí que el Prado lo reciba ahora con los brazos abiertos, pero con cierta cautela y sin echar las campanas al vuelo. Lo expondrá durante unos meses al lado del gran lienzo político velazqueño, Las lanzas.

¿Autorretrato?

La tesis del autorretrato fue apuntada por primera vez por el hispanista alemán Angus Mayer, fallecido en 1944, pero el debate está abierto. Hay división de opiniones sobre si el rostro del caballero de ambos cuadros es el del propio pintor. Tanto Jonathan Brown como Javier Portús creen que no, y tienen argumentos para sostener su tesis. También las tiene, en el sentido opuesto, Keith Christiansen, el conservador del Metropolitan que facilitó la restauración y la recuperación de la atribución, para quien estaríamos ante un autorretrato del genial pintor sevillano.

Javier Portús, jefe de pintura española del Prado, cree que la fisonomía del caballero retratado «es muy distinta» a la de los dos autorretratos contrastados del pintor sevillano que se conservan, el de la Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia y el incluido en Las Meninas. Estima que tampoco hay coincidencias con las dos figuras en otros dos lienzos de la pinacoteca en los que presuntamente se autorretrató un Velázquez joven: una Adoración de los Reyes de 1619 y el Retrato de un joven de 1623. «Vemos que es un rostro más meridional y con facciones distintas a las del soldado de Las lanzas y al varón del retrato del Met», arguye el conservador.

Portús tiene además otra razón «política». Juzga imposible que un pintor de cámara como Velázquez osara «inmiscuirse» con tanto descaro en una pintura de la importancia y el calado político de Las lanzas, destinada al Salón de Reinos del Palacio del Buen Retiro. Sostiene Portús que semejante atrevimiento, incluirse en la escena política más significativa del momento, «hubiera supuesto el billete de vuelta a Sevilla de Velázquez».

La huella del artista

«La idea de que es su autorretrato germina en el XIX, cuando los románticos quieren ver en cualquier obra la huella del artista y surge la idea de personalidad en el arte», apunta Portús.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos

El misterioso retrato del soldado de «Las lanzas» de Velázquez