El traslado del archivo de Brod sacará a la luz miles de páginas de Kafka

jerusalén / efe

CULTURA

17 oct 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

Miles de manuscritos de Franz Kafka (1883-1924) pueden ver la luz por vez primera tras una reciente decisión judicial israelí. De ejecutarse la sentencia de un tribunal de Tel Aviv, el legado del amigo íntimo amigo de Kafka -el escritor y compositor judío Max Brod- será pronto trasladado de manos privadas a la Biblioteca Nacional de Israel.

Antes de morir, Kafka entregó sus textos, cartas, apuntes y dibujos a su amigo Brod, no sin antes hacerle prometer que los quemaría a su muerte, pero afortunadamente Brod incumplió su promesa. Huyendo de Praga ante el avance de los nazis, Brod a la Palestina bajo protectorado británico y, antes de morir en 1968, entregó los manuscritos y documentos a la que fuera su secretaria y amante, Esther Hoffe. En su testamento, Brod pidió que a la muerte de esta los papeles fueran a un archivo público «en Israel o en el extranjero».