El Códice Calixtino se encontraba bajo un montón de ladrillos y bolsas de cemento, pero en buen estado de conservación

OLALLA SÁNCHEZ PINTOS LA VOZ

CULTURA

Cuatro policías y dos vecinos del barrio fueron los testigos del histórico descubrimiento, junto al que se encontró más material antiguo y varias bandejas de plata

10 jul 2021 . Actualizado a las 19:16 h.

El descubrimiento del Códice Calixtino en el garaje de O Milladoiro no fue sencillo. Tras llevar a cabo ayer de noche las detenciones de tres sospechosos relacionados con el robo, que hoy se completaron con el arresto de una cuarta implicada cuatro agentes de la Policía Nacional se personaron después del mediodía en el céntrico bar El Boulevard de la localidad coruñesa y pidieron la ayuda de dos personas, que debían de actuar como testigos en la operación. Los elegidos fueron los padres del dueño del establecimiento, que acompañaron a los policías a un garaje cercano.

Una vez en el inmueble, que los detenidos utilizaban como trastero, comenzaron a remover trastos y bolsas en busca del códice. De forma metódica, primero por la zona derecha del habitáculo, después por el fondo, y finalmente por la izquierda. En una primera inspección no lo encontraron. Sí descubrieron una maleta con libros más pequeños, según Begoña Bravo, una de las testigos, y varias bandejas de plata.

En torno a las 14.30 horas llegó al garaje el juez, con la intención de levantar acta del posible descubrimiento. Y fue cuando uno de los agentes se fijó en un pequeño montículo formado por ladrillos y bolsas de cemento. «¿Habéis mirado en esas bolsas?», preguntó. Tras retirar parte del material, descubrieron que bajo el mismo se escondía una pequeña caja, que a su vez contenía una bolsa del plástico. Dentro estaba el Códice Calixtino, según las primeras informaciones, en buen estado de conservación. En el trastero encontraron además más material antiguo, que está pendiente de ser analizado por los peritos.