La película «Borat» de Sacha Baron Cohen ha multiplicado por diez el turismo en Kazajstán

DPA

CULTURA

El largometraje, una sátira sobre un peculiar reportero del país, aumentó notablemente los visitantes en el país centroasiático

23 abr 2012 . Actualizado a las 19:20 h.

Borat, la sátira del comediante británico Sacha Baron Cohen sobre un atolondrado reportero de televisión kazajo, ha redundado en un notable aumento del turismo en la república centroasiática. «Desde que salió la película, Kazajstán ha expedido diez veces más visados», dijo el ministro del Exterior del país centroasiático, Yershan Kasychanov, citado hoy por la agencia de noticias Tengrinews. «Doy las gracias a Borat por atraer a los turistas a Kazajstán», añadió el mandatario kazajo.

Sin embargo, la película no fue precisamente bien recibida a su salida por la autoritaria cúpula kazaja, hasta el punto de que la prohibieron. En el filme, el Kazajstán de Cohen aparece retratado como un Estado atrasado, que discrimina a las minorías y donde la prostitución y la criminalidad pertenecen a lo cotidiano. La película saltó de nuevo a escena cuando, recientemente, en una entrega de premios deportiva en Kuwait, sonó por error la banda sonora de Borat en lugar del himno kazajo. A raíz de este curioso suceso, Kazajstán instó a todas sus embajadas a instruir a los gobiernos sobre los símbolos del país.