Tefaf, la feria de arte a la que los clientes llegan en «jet» privado

Una escultura de Henry Moore sale a la venta en Maastricht por 26 millones


maastricht / dpa

Este fin de semana se esperan 125 jets privados en el aeropuerto de Maastricht. Ha llegado la Tefaf, la feria de arte que durante diez días convierte el palacio de congresos de la ciudad holandesa en el centro comercial más exclusivo del mundo.

Joyas, alfombras, muebles, porcelana, cuadros... ¿Le hace falta una escultura de Henry Moore? Pues prepárese para extender un cheque de más de 26 millones de euros. En los 25 años que han transcurrido desde la fundación de la feria, el mercado de arte se ha multiplicado. En el 2007, el año récord, el volumen de ventas anual se situó en 48.000 millones.

La Tefaf ejerce una notable fuerza de atracción para los inversores conservadores. La mayor parte de lo que se ofrece aquí tiene el reconocimiento de siglos, y los artistas contemporáneos tienen que llamarse Gerhard Richter para ser admitidos. Y, aunque se subastará un lienzo de Goya con un precio de salida de 2,4 millones de euros, la feria ha tomado un cariz hacia lo moderno, pues cada vez es más difícil encontrar obras de viejos maestros.

Los compradores chinos, que han superado a Estados Unidos como primer mercado de arte y antigüedades, están interesados en piezas como la figura de jade de un búfalo de agua que David Priestley vende en Maastricht por dos millones de euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Tefaf, la feria de arte a la que los clientes llegan en «jet» privado