«En España era más barato comprar las piezas que robarlas»

camilo franco SANTIAGO / LA VOZ

CULTURA

Dice que los archivos policiales demuestran que su biografía es rigurosa

11 mar 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

Erik el Belga ha vuelto a la actualidad, pero no por apropiarse una talla del siglo XVII ni por devolverla. Su vida como ladrón de obras de arte llena las setecientas páginas del libro Por amor al arte, editado por Planeta. Una biografía con estilo de novela pero en la que, según asegura, «todo es rigurosamente cierto como corroboran los archivos de la policía».

-Cuando dicen de usted que es el ladrón más famoso del mundo, ¿no le inquieta un poco?

-Es que es verdad. No puedo decir que no hice las cosas que hice. No se puede decir que yo buscara ser ladrón, pero lo fui y ya no lo soy. Lo cuento porque lo hice y no exagero. Creo que he tenido una vida irrepetible.

-Cuando se pone a recordar todo esos episodios ¿qué valoración hace de su vida?

-He tenido una vida que no se puede considerar normal y que ha sido muy intensa. He hecho muchas cosas y me han pasado otras que verdaderamente no son comunes. Puedo decir que es histórico que alguien haya podido hacer todas esas cosas y mucho más por el hecho de que no creo que se puedan repetir esas historias.