Lou Reed cumple 70 años paseando por el lado salvaje de la vida

El exlíder de The Velvet Underground continúa volcándose en sus propios proyectos, como el álbum que publicó el pasado otoño junto a Metallica


Take a walk on the wild side, cantaba Lou Reed a comienzos de su carrera. Aquel gran éxito se convirtió en un himno y en lema vital del exlíder de The Velvet Underground, que aún hoy sigue gestando en su cabeza todo tipo de ideas salvajes. Mañana, el padre del rock alternativo cumple 70 años.

Quizá, el secreto de un auténtico rebelde de la música es dejarse apasionar por sus propios proyectos. Lulu, el álbum conceptual que Reed publicó el pasado otoño junto a Metallica, es un buen ejemplo. Se basa en el drama homónimo de Frank Wedekind y las letras de sus temas hablan de mutilación, incesto, sangre y vómitos. Según el propio Reed, jamás había escrito algo tan bueno. «Hay tanta furia dentro que es embriagador (...) A veces me parece tan emotivo que me levanto y tengo que apagarlo», contó en una entrevista. Sin embargo, muchos fans de Metallica no se mostraron tan entusiasmados con la colaboración.

Reed no tuvo unos comienzos fáciles. Debido a sus inclinaciones homosexuales, sus padres lo enviaron a una clínica psiquiátrica, donde supuestamente recibió electroshocks. Su carrera comenzó en 1965 con The Velvet Underground, una banda considerada por muchos legendaria. Cinco años bastaron para que Reed se hiciera con un lugar destacado en la historia del rock. El «ruido» de esta banda protegida por Andy Warhol se alzó contra el movimiento hippy, al principio sin éxito comercial.

Ironías de la historia del rock, su aclamado álbum Loaded, que lleva el claro sello de Reed, no llegó al mercado hasta poco después de que abandonara la banda, en 1970. Hits como Sweet Jane o Rock'n'Roll se convirtieron más tarde en clásicos.

Míticos son también sus álbumes en solitario, como Transformer (1972), Metal Machine Music (1978) y su regreso con New York (1989). En ellos queda patente el estilo de Reed y su lema: «Me gusta la música que me sacuda físicamente». Su tema Perfect Day, incluido en la banda sonora de Trainspotting, parece toda una declaración de amor. Aunque para muchos se trata de un canto al consumo de drogas.

Y es que Reed no solo saltó a los titulares por su música. Una y otra vez se informó sobre los excesos con las drogas del cantante, que a finales de los 70 vivió en el Berlín occidental en un piso compartido con David Bowie e Iggy Pop. Su rostro, curtido y gastado por los años, habla por sí sólo. Pero Reed, como Iggy y Bowie, pertenece a los supervivientes.

Con la composición, en 1996, del musical Time Rocker abrió nuevos horizontes, y en POEtry también musicalizó junto al director escénico Robert Wilson poemas y textos de Edgar Allan Poe. En el 2003 publicó la versión en cedé de la obra teatral bajo el título The Raven, para el que contó con las voces de Bowie, su viejo amigo de los tiempos del glam rock, y los actores Willem Dafoe y Steve Buscemi.

Aunque ya pasaron los tiempos en los que sus directos eran estridentes viajes autodestructivos, Reed no ha perdido un ápice de su fascinación. Ahora, lo acompaña en sus actuaciones la artista y performer Laurie Anderson, con quien finalmente se casó en el 2008 tras años de noviazgo. A veces cantan aún I'll Be Your Mirror, una declaración de amor de los tiempos de The Velvet Underground.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Lou Reed cumple 70 años paseando por el lado salvaje de la vida