«Aquí hay mucha policía, este no es el funeral que ella hubiera querido»

Indignacion entre los vecinos del barrio por la extrema seguridad en el entierro de Whitney Houston


Aunque su vida discurrió entre miles de personas, el ultimo adios a Whitney Houston tuvo lugar en la mas absoluta soledad después de que fuertes medidas de seguridad evitaran la entrada de curiosos al entierro de la artista.

La familia de la cantante ya había expresado su deseo de que la artista fuera enterrada en la mas absoluta intimidad. Para conseguirlo la ciudad de Newark cerraba a las siete de la mañana todas las calles adyacentes a la iglesia en la que tenía lugar el funeral, causando la indignacion de los vecinos.

«Todos aquí respetábamos a Whitney pero lo que está haciendo la policía es demasiado, ni siquiera nos dejan pasear por el barrio. Esto no es lo que ella

hubiera querido» se quejaba amargamente Elisabeth, una de las residentes que era obligada a mostrar su identificacion para pasar el cordón policial.

También como esta mujer miles de seguidores en todo el país veían frustado su deseo de despedirse de la diva, después de que el ayuntamiento dejara claro que no dejarían acercarse a nadie a la Iglesia Bautista de la Nueva Esperanza.

Por eso a la misma hora en que Houston era honrada delante de 150 personas en su parroquia local, ninguna pancarta reivindicaba el legado de la artista. Tampoco había ni rastro de las más de 1.500 personas que las autoridades esperaban contener, ni siquiera grupos de curiosos en las proximidades.

«El problema es que ha corrido el rumor de que si intentabas entrar te iban a disparar y claro, nadie se arriesga a eso» dice muy convencida Elisabeth, que prefiere seguir el funeral desde la television de su casa.

En cualquier otro barrio el rumor de tiros a plena luz del día podría carecer de credibilidad, pero no en la Avenida Essex de Newark, un área rodeada de viviendas sociales donde la droga y la delincuencia son la moneda común.

Para que esto no se olvide, miembros del movimiento Ocuppy Wall Street eran los unicos en acercarse a las vallas policiales portando una pancarta de denuncia: «Whitney Houston es solo una víctima más de este sistema de corrupción que ve normal el consumo de drogas entre los afro americanos y que

no hace nada para que comunidades como estas puedan salir adelante», asevera Jeff, uno de los miembros de Ocuppy Newark.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«Aquí hay mucha policía, este no es el funeral que ella hubiera querido»