El negocio redondo del reestreno de clásicos del cine en 3D

Disney lleva recaudados 100 millones de dólares solo en Estados Unidos con la nueva versión de El Rey León en tres dimensiones.

Efe

Un negocio redondo. Así puede calificarse la maniobra de reestrenar en cines El Rey León (1994), con una nueva versión en tres dimensiones que, solo en Estados Unidos, recaudó cerca de 100 millones de dólares desde su llegada en septiembre.

Y es que, proyectar en las salas una película de hace casi 20 años y lograr semejantes beneficios, es el sueño de todo productor.

Todo son ventajas, ya que, por costosa que sea la conversión, nunca supondrá más trabajo ni dinero que filmar un nuevo largometraje.

El éxito de El Rey León ha sorprendido a una industria que, aunque seguía apoyando el 3D, empezaba a perder la confianza en esta nueva forma de hacer cine, ya que los resultados de taquilla, salvo honrosas excepciones, no han reflejado ese anunciado incremento de beneficios que las imágenes estereoscópicas traerían consigo.

Por ello, no es de extrañar que Hollywood haya retomado la esperanza en las tres dimensiones y se prepare para inundar los cines con éxitos de antaño convertidos al nuevo formato.

Como no podía ser de otro modo, Disney es la compañía que más reestrenos ha anunciado hasta el momento. Así, la factoría de Mickey Mouse traerá en 2012 Buscando a Nemo(2003) y dentro de dos semanas devolverá a los cines estadounidenses La bella y la bestia (1991), en una versión que ya se proyectó en España en el 2010 y que recaudó más de 2 millones de euros.

La cosa no se queda ahí, porque en enero del 2013 regresará Monstruos S.A. (2001), como anticipo de la secuela que prepara Pixar, y a finales de ese mismo año La Sirenita (1989) nadará de nuevo en los cines.

George Lucas será el siguiente que probará suerte en este terreno. Tras años de rumores sobre la conversión tridimensional de la saga Star Wars, finalmente se hará realidad en apenas dos meses, con el reestreno en febrero, solo en algunos países -incluido España- del Episodio 1 (1999) de la epopeya galáctica.

La nueva versión corre a cargo de la compañía de efectos especiales Industrial Light and Magic, que ha necesitado cerca de un año para dar volumen a Anakin Skywalker y compañía, en una entrega cuyo éxito, como ha anunciado Lucas, decidirá el reestreno en años venideros del resto de episodios.

Quien no podía perderse la cita de los reestrenos es James Cameron, que fue el principal impulsor de las 3D con Avatar.

Aunque, al igual que Lucas, estaba en contra de las conversiones, el director estadounidense finalmente ha cambiado de opinión con Titanic.

Así, la cinta protagonizada por Kate Winslet y Leonardo Dicaprio también volverá a los cines en abril del 2012, coincidiendo con el centenario del hundimiento del transatlántico.

Según algunos periodistas estadounidenses que vieron este año un avance de la nueva versión, podría tratarse de la conversión más convincente hasta la fecha. Algo creíble teniendo en cuenta que Cameron ha empleado doce meses y 20 millones de dólares, para transformar la que fue en su momento la película más taquillera de la historia.

Si Star Wars y Titanic vuelven a funcionar en taquilla, que el mundo se prepare para una avalancha de clásicos remozados

Top Gun (1986) es otro de los filmes a la espera de ser reestrenados. Aunque muchos medios dieron por hecho que llegaría a comienzos del 2012, no se ha vuelto a saber de esta cinta.

Su conversión, a cargo de la empresa Legend3D, parecía muy avanzada cuando se mostró a los medios una secuencia aérea en la International Broadcasting Convention de Amsterdam el pasado septiembre.

Y si Star Wars vuelve en 3D, El señor de los anillos no podía ser menos. Aunque la conversión de la saga nunca ha sido anunciada oficialmente, el mes pasado, Elijah Wood, que interpretó a Frodo en las películas, afirmó que la productora estaba estudiando la posibilidad.

Unas declaraciones que han desatado los rumores, que apuntan a un estreno inmediatamente posterior al de la segunda parte de El Hobbit, que se espera para el 2013, lo que situaría al primer episodio tridimensional de El señor de los anillos en 3D para el año 2014, aunque nada de esto ha sido confirmado.

Otra saga que lleva tiempo en los mentideros es The Matrix, de la que se llegó a decir que habrían nuevas películas en 3D, algo que la empresa Warner corrió a desmentir a comienzos del 2011.

Sea como fuere, si Star Wars y Titanic vuelven a funcionar en taquilla, que el mundo se prepare para una avalancha de clásicos remozados, algo que, para muchos, posiblemente sea mejor que los tan temidos «remakes».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

El negocio redondo del reestreno de clásicos del cine en 3D