En Cannes se llevó el premio al mejor director y Albert Brooks se está cubriendo de gloria con su registro de villano. Drive debería aspirar a varias nominaciones al Óscar porque es una original propuesta de thriller urbano, que, aunque tendría como arranque el Driver (1978) de Walter Hill, el protagonista, Ryan Gosling (catapultado a la gloria desde que en el 2006 aspiró al Óscar por Half Nelson), admite que «los referentes principales de la película son más ochenteros, como Terciopelo azul (Lynch, 1986) o Purple Rain (Magnoli, 1984)». Comenzó siendo un proyecto de cuarenta millones de euros pensado para Hugh Jackman, pero se fue a pique y el productor lo recuperó después con un presupuesto menor y cambiando a Jackman por Gosling, que a su vez pensó en el danés Winding Refn por el recuerdo de su filme Valhalla Rising, coproducción anglodanesa ambientada entre vikingos del siglo X.

Autor de la trilogía Pusher (1996-2005), buena parte de su cine continúa inédito en España. En Drive se pueden rastrear las esencias del thriller de los ochenta, que a su vez arrancaban de los setenta, aunque sin el toque violento y el envoltorio plástico de los ochenta con un toque que el mismo Winding Refn califica de «cold L.A. noir», al que añade toques del neon-noir y del thriller sci-fi. Puede parecer una mezcolanza de términos, pero una vez visto el resultado, se puede confirmar plenamente esa voluntad. El protagonista es un especialista que trabaja para el cine en secuencias de riesgo al volante, que ocasionalmente acepta ejercer de conductor para atracadores a cambio de admitir sus condiciones.

Es un tipo de pocas palabras que aparca su laconismo y parece encontrar su equilibrio emocional al lado de su joven vecina y su pequeño. Las cosas, no obstante, se complican cuando se ve metido en un torbellino de violencia que le permitirá descubrirnos a algo más que a un héroe romántico. Sobresale el cásting, en particular Albert Brooks (personaje inquietante que Lynch apadrinaría sin reparo) junto a Ron Perlman y Bryan Cranston. También el uso de la música (arranca con un tema de Tangerine Dream) a cargo de Cliff Martínez. Y finalmente, la fotografía de Newton Thomas Sigel. Un acabado perfecto para un thriller brutal.

«Drive»

EE.UU., 2011

Thriller. 100 min

Dirección: Nicolas Winding

Actor: Ryan Gosling

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Esencias del mejor «thriller» de los 80