El fado y el mariachi son patrimonio cultural de la humanidad

colpisa

La inscripción del fado en el patrimonio cultural inmaterial de la Unesco fue recibida ayer con algarabía en el barrio Alfama de Lisboa, cuna de este melancólico canto que se ha convertido en el símbolo de todo un pueblo. «¡Viva el fado! Es un día importante para nosotros», exclamó María Argentina, una cantante radicada en este barrio que vive al ritmo de ese blues portugués.

A poca distancia se encuentra el Museo del Fado, que excepcionalmente permaneció abierto la noche del sábado en espera de la decisión de la Organización de Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (Unesco). Allí se dieron cita los aficionados al fado. «Vine en cuanto me enteré de la decisión», dijo Gracinda, una sexagenaria que asistió a un concierto improvisado por algunos músicos en el museo.

Los portugueses estaban pendientes desde el sábado del resultado de la reunión del comité de la Unesco en Bali (Indonesia). Y respiraron cuando comprobaron que en la lista de 14 elementos figuraba el fado, junto al mariachi mexicano.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El fado y el mariachi son patrimonio cultural de la humanidad