El fado y el mariachi, patrimonio cultural de la humanidad

Se incluyó también la tradición colombiana de los chamanes jaguares Yuruparí y a un rito peruano de la región de Cusco

Afp

El mariachi mexicano y el fado portugués fueron inscritos el domingo como bienes del patrimonio cultural mundial inmaterial de la humanidad por la Unesco, la organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. En la misma declaración se incluyó la tradición de los chamanes jaguares Yuruparí de Colombia y a un rito peruano de la región de Cusco, además de tradiciones como una práctica de canto y música de Croacia oriental, la danza sagrada japonesa del Sada, la equitación francesa y el Tsiattista, duelo poético chipriota.

El Comité para la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial reunido en la isla de Bali agregó en total 14 elementos a la «lista representativa del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad» que ya cuenta 213 tradiciones de todo el mundo, ente ellas el flamenco, o los castellers catalanes.

El Comité, cuya reunión continúa en Bali hasta el próximo martes, ya había inscrito en su lista al teatro de sombras chinescas y a un rito tradicional de Lovaina en Bélgica sobre el paso de las generaciones, entre otros.

La lista «representativa» no tiene carácter urgente, a diferencia de la «lista del patrimonio inmaterial que necesita una salvaguarda urgente» y que reúne a 27 tradiciones «amenazadas de desaparición».

El Comité decidió incluir al mariachi, «música de cuerdas, canto y trompetas de México», el fado, «canto popular urbano de Portugal», que suele ineterpretar un solista acompañado por una guitarra portuguesa, nacido en los barrios humildes de Lisboa y que con la radio se extendió por todo el país, así como «los conocimientos tradicionales de los chamanes jaguares de Yuruparí de Colombia.

Los chamanes jaguares de Yuruparí constituyen el patrimonio común de numerosos grupos étnicos asentados a orillas del río Pirá Paraná, al sudeste de Colombia, indicó la Unesco.

Basados en sus conocimientos sagrados tradicionales, los chamanes curan a las personas, previenen enfermedades y revitalizan la naturaleza.

Durante la ejecución del ritual Hee Biki, los jóvenes varones aprenden las normas tradicionales en el contexto de su paso a la edad adulta.

Los conocimientos de los chamanes se han heredado de un mítico Yuruparí omnipotente, una anaconda que vivió como persona y que se encarna en unas preciadas trompetas sagradas.

La peregrinación al santuario del Señor de Qoyllurit'i, rito observado en Perú, también pasó a integrar la lista de la Unesco. Comienza 58 días después de Pascua, cuando representantes de ocho «naciones» de los alrededores de Cusco se ponen en marcha hacia el santuario del Sinakara.

La peregrinación dura un día entero y comprende procesiones con cruces que suben a la cumbre nevada de la montaña para luego descender hasta el pueblo de Tayancani al amanecer, explicó la Unesco en un comunicado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El fado y el mariachi, patrimonio cultural de la humanidad