Los hermanos Dardenne brillan en la Seminci

La cinta, presentada ayer en la Seminci, se estrenará en España el próximo viernes.


valladolid / enviado especial

Los protagonistas de la jornada de ayer en la Seminci fueron los hermanos Jean-Pierre y Luc Dardenne, un singular caso de cineastas brillantes y lúcidos (los otros hermanos de nivel serían Joel y Ethan Coen). Los Dardenne llegaron a Valladolid tras cosechar en Cannes el premio del jurado para su muy notable drama El niño de la bicicleta, en torno a un niño abandonado por su padre y obsesionado por él, razón por la que se convertirá en un violento inadaptado. Sin moralinas ni moralejas, dejando que sea el espectador quien saque sus propias conclusiones, con su habitual estilo neorrealista y descarnado, los Dardenne plantean el filme a modo de un sutil cuento en el que no faltará un hada madrina en la piel de Cécile de France, la peluquera que acoge al pequeño. La cinta, presentada ayer en la Seminci, se estrenará en España el próximo viernes.

Candidata polaca al Oscar

Polonia eligió a la veterana directora Agnieszka Holland para representarla en la eliminatoria previa del Oscar a la mejor película de habla no inglesa con In Darkness (W Ciemnosci), drama histórico de dos horas y media ambientado en los meses finales de las persecución nazi contra los judíos, durante la Segunda Guerra Mundial. Narra la historia real de un polaco, trabajador de las alcantarillas, que logrará salvar a un grupo de ellos hasta la llegada de los rusos. Con un cuidado trabajo fotográfico, que obliga a parte de su metraje a transcurrir en la penumbra, Holland invita a reflexionar sobre la frontera tan fina entre el bien y el mal, así como sobre la capacidad sobrehumana para la supervivencia. El protagonista evoluciona a medida que los acontecimientos le obligan a ser solidario. Intenta huir de tópicos maniqueos, pero sin renunciar a la dureza de sus imágenes, aunque deja la agridulce sensación de que se le va algo la mano en la duración del largometraje.

La ración de cine español correspondió ayer a Terrados, de Demian Sabini, vendida como una precuela del 15-M y que, según su director, solo pretende «recuperar los 12.000 euros que costó» para que los actores cobren su trabajo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Los hermanos Dardenne brillan en la Seminci