«El Hobbit» devuelve la aventura a la Tierra Media

Peter Jackson comienza el rodaje del filme basado en la obra de Tolkien


redacción / la voz

«Un mago nunca llega tarde». Más de un seguidor de J. R. R. Tolkien se habrá consolado con la célebre frase con la que Gandalf justifica su retraso ante Frodo: El Hobbit, la esperada precuela de la adaptación cinematográfica de El señor de los anillos, parecía presa de un maleficio que retrasaba una y otra vez su realización. Pero por fin parece que se ha sacudido los problemas y mañana arranca en Nueva Zelanda el rodaje del filme cuya historia precede y fija el origen de los sucesos que desembocarán en la épica trilogía.

Según informó una de las productoras del filme, la compañía 3Foot7, mañana comienza oficialmente el rodaje del filme, que contará de nuevo con Peter Jackson detrás de la cámara y que hará asomar otra vez en la gran pantalla a viejos conocidos: Ian McKellen y Andy Serkis repetirán sus papeles de Gandalf y Gollum, centrales en el desarrollo de la historia junto al hobbit Bilbo Baggins (Bolsón), encarnado en la trilogía por Ian Holm y que ahora lucirá el rostro de Martin Freeman, conocido sobre todo por su participación en la serie The Office. También están previstas apariciones de Cate Blanchett, Orlando Bloom y Christopher Lee, entre otros actores de la trilogía, además de Elijah Wood, con un Frodo que ya ha levantado suspicacias y especulaciones, ya que su personaje no aparece en el texto original de Tolkien.

Pero el camino hasta el rodaje no ha sido fácil y las pruebas que ha superado el filme aún nonato no desentonarían en los cánones del relato de aventuras. Tras superar problemas legales sobre los derechos de la producción, los retrasos en el guión y la financiación llevaron al director elegido, Guillermo del Toro, a renunciar a un rodaje que lo tendría comprometido durante tres años. La crisis económica hundió a Metro Goldwyn Mayer y el propio Jackson tuvo que asumir la dirección del filme, que se estrenará en dos partes, la primera, previsiblemente, el próximo año. Un incendio destruyó parte de las miniaturas del rodaje, se produjeron desencuentros sindicales y en enero Jackson entró en un quirófano para ser operado de urgencia de una úlcera. Hasta el propio Freeman ha bromeado con la idea de que una maldición se ha cernido sobre el proyecto, para aclarar a renglón seguido que no cree en ella. A Freeman se sumarán otros actores como Richard Armitage, James Nesbitt o Aidan Turner, que interpretarán a los enanos con los que Bilbo se embarcará en un viaje a la Montaña Solitaria para dar muerte al dragón Smaug y así recuperar el tesoro que este les robó, aunque Bilbo protagonizará un hallazgo en apariencia trivial pero mucho más trascendente.

En realidad, el proyecto de Jackson de llevar a Tolkien al cine se remonta a 1995, cuando con su mujer, la guionista Fran Walsh, le propusieron a Miramax adaptar primero El Hobbit y después El señor de los anillos. Al final, rodaría primero estos tres filmes, que figuran entre los 25 con mayor recaudación del cine (El retorno del rey sumó casi 1.300 millones de dólares y ocupa la tercera posición). Ahora Jackson se dispone a culminar el que posiblemente sea el proyecto de su vida, pese a las dificultades. Porque, como dice Gandalf, «no todo el que vaga errante está perdido».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

«El Hobbit» devuelve la aventura a la Tierra Media