En la Berlinale todo apunta a que el Oso de Oro viajará a Irán

úrsula moreno BERLÍN / CORRESPONSAL

CULTURA

El director Asghar Farhadi es el gran favorito en las quinielas

19 feb 2011 . Actualizado a las 06:00 h.

Rara vez el festival berlinés había arrojado tan claramente un favorito. Nader y Simin, una separación, del iraní Asghar Farhadi, tiene todas las papeletas para hacerse hoy con el Oso de Oro de la Berlinale. Para empezar, porque es una gran película sobre los contrastes sociales en Irán, realizada con gran sencillez y una estructura dramatúrgica casi perfecta, que de tan creíble como pinta a sus personajes raya el documental. Y segundo, porque apenas cuenta con rivales solventes, a excepción del húngaro Béla Tarr, el artífice de El caballo de Turín, que cuenta la historia de un anciano y su hija y su durísimo entorno rural. La tercera candidata a premio, según crítica y público, sería El perdón de la sangre, del estadounidense Joshua Marston, un drama sobre el arcaico código de honor, la ley del talión, en Albania.

En el caso de la cinta de Farhadi se cumpliría incluso la misión de compromiso político de la que presume este festival. Porque Farhadi es uno de los pocos cineastas críticos en Irán que siguen haciendo cine desde dentro. Mientras que su colega Jafar Panahi, condenado a seis años de arresto domiciliario, no ha podido viajar a Berlín como miembro del jurado.

La Berlinale cerraba ayer sus pases con la película del catalán afincado en Estados Unidos Jaume Collet-Serra. Unknown, un thriller con reminiscencias de Hitchcock, está rodado en Berlín y lo protagonizan Liam Neeson y Diane Krüger. La cinta viene a completar la participación española en esta Berlinale, en la que destaca la película También la lluvia, coproducida por Vaca Films y protagonizada por Luís Tosar.