Paz Vega: «Si me dedicara a cantar, me moriría de hambre»

La actriz sevillana participa junto a Fele Martínez, Antonio Resines y María Barranco en la disparatada «Don Mendo Rock, ¿la venganza?».

Colpisa

El absurdo vuelve al cine español. José Luis García Sánchez se ha encargado de recoger la bandera de las comedias corales y surrealistas en Don Mendo Rock, ¿la venganza?, la primera película española de Paz Vega en tres años después de trabajar con Ray Loriga en Teresa, el cuerpo de Cristo. Además, rodó el film embarazad de su tercer hijo, aunque eso le deba «una luz especial»..

«La Conferencia Episcopal nos debía dar un premio por el alarde maternidad», comentó entre risas el realizador. La película se estrena este viernes, para aprovechar las fiestas navideñas y que «los abuelos, lleven a sus hijos y luego a los nietos».

Don Mendo Rock, ¿la venganza? se ubica en un pueblo andaluz en que todo es un desastre. Payos, negros, gitanos y chinos están enfrentados; los concejales y el alcalde han sido detenidos por innumerables delitos y el cura se ha fugado a Brasil para casarse con su novio. En este guirigay, una asistenta social, Inés (María Barranco) intenta montar una representación de la obra de Pedro Muñoz Seca con todos los habitantes del pueblo. Pronto encontrará la colaboración dentro de la casa cuartel de la Guardia Civil. El teniente Paco (Manuel Bandera) apoya la idea y su mujer Lola (Paz Vega) quiere ser la protagonista de la obra. Su réplica la dará Goyito (Fele Martínez), un cabo bipolar que quiere ser Joaquín Sabina. Un cuadro que completan Antonio Resines, Juanjo Cucalón, Elena Furiase y Yoima Valdés en esta disparatada comedia musical.

«Hay un arte popular muy rico y el arte religioso. Y el arte seglar siempre conduce a la risa», apuntó el director, quien aseveró que este desparpajo es fundamental para superar los «sinsabores de la vida». Y para alegrar «la vida y la película», García Sánchez hizo que los actores cantaran. «Hemos hecho lo que hemos podido. Si me dedicara a cantar, me moriría de hambre», apuntó Paz Vega, que ya hizo sus gorgoritos en El otro lado de la cama. En cambio, Elena Furiase era la primera vez que se atrevía a cantar.

La hija de Lolita confesó que su madre fue la última en enterarse. «Si se lo digo me hubiera hecho ensayar y se hubiera metido. En cambio, estuve con Kiko (Veneno) metidos horas y horas en el estudio, practicando», explicó. «La gente no se va a tapar los oídos, pero no creo que tenga el don para subirme a los escenarios», comentó la actriz. El cantante y compositor flamenco se ha encargado de parte del guión («una pequeña parte») y la música. De su mano, aunque reconoció que no sabe muy bien cómo, acabó la cantaora y guitarrista La Tata participando en la película. «La forma de la música hubiera sido un reto si me hubiera pedido música de saturación».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Paz Vega: «Si me dedicara a cantar, me moriría de hambre»