Se vende el hotel del «rock and roll»

El Hotel Chelsea de Manhattan, refugio durante décadas de la bohemia neoyorquina, busca comprador


nueva york/corresponsal.

Aunque no suele venir en las guías para turistas, el Hotel Chelsea de Nueva York es una parada obligatoria para cualquier visitante de Manhattan al que le guste la historia del arte. Fue en una de las habitaciones de este hotel, por ejemplo, donde el escritor Arthur C. Clark dio vida a una de las novelas de ciencias ficción mas importantes de la historia, el thriller psicológico 2001: Odisea del espacio. Fue también en uno de sus cuartuchos donde el poeta galés Dylan Thomas se bebió sus últimos días agarrado a una botella, antes de entrar en coma en 1951.

Ahora, ya nadie más podrá inspirarse entre los muros de este edificio porque, según The Wall Street Journal, el Hotel Chelsea ha sido puesto a la venta por sus propietarios.

El problema es que el alojamiento, que alberga 125 habitaciones y 101 apartamentos, necesita una renovación urgente y sus dueños actuales no son capaces de afrontar el elevado coste de la reforma. Es por ello que los propietarios del mítico local han decidido cederlo al mejor postor poniendo fin a más de seis décadas leyenda.

Un trozo historia

Desde que abrió sus puertas en 1905, el Chelsea Hotel ha sido un lugar de encuentro para los miles de artistas estadounidenses que cada año acuden a Nueva York tentados por la promesa de gloria y reconocimiento.

En los años sesenta, el Chelsea se convirtió en la guarida preferida de la nueva bohemia neoyorquina, la misma que acabó triunfando en los escenarios de todo el mundo y cuya inspiración bebía de las calles de Manhattan.

La historia del rock and roll cuenta que durante aquellos días era fácil encontrarse en el hall del Chelsea a leyendas como Janis Joplin, Jimmy Hendrix o Leonard Cohen, artista que incluso le dedicó una canción al lugar titulada Hotel Chelsea 2 .

También Bob Dylan residió durante meses en este inmueble, tiempo durante el cual compuso innumerables canciones, mientras que el pintor Andy Warhol lo eligió como uno de los escenarios de una de sus películas, el filme experimental Chelsea Girl .

Pero no todo fueron tiempos de gloria para este edificio de ladrillo rojo que está situado en el número 23 de la calle 22. En los años setenta, el hotel pasó a convertirse en refugio para los excesos de las grandes estrellas que acudían a sus habitaciones a experimentar con drogas y alcohol.

Uno de los capítulos más oscuros de la historia del lugar ocurrió precisamente en 1978, cuando el bajista de los Sex Pistols, Sid Vicious, fue acusado de haber asesinado a su novia después de una violenta pelea. Vicious, cuyo verdadero nombre era John Simon Ritchie, nunca llegó a ser juzgado por el crimen, porque falleció unos meses después a causa de una sobredosis lo que añadió más oscuridad a la leyenda.

Cientos de obras de arte

El nombre de Sid es uno de los muchos que se pueden leer en la impresionante entrada de cristal que pose el edificio del Chelsea y a través de la cual los visitantes pueden ojear el curioso hall del hotel, decorado con cientos de obras de arte, muchas de ellas pertenecientes a la época en la que los artistas podían abonar el importe de sus estancias en género.

Actualmente, alojarse en el Hotel Chelsea, que fue el primer inmueble de la ciudad de los rascacielos que fue catalogado como lugar cultural y edificio histórico, cuesta una media de 189 dólares por noche, aunque los artistas residentes siguen contando con un sistema de pago aplazado.

«La forma en que nosotros gestionamos el hotel no es necesariamente la misma de los negocios empresariales típicos», comentaba hace unos días uno de los propietarios del inmueble, que pertenece a tres familias húngaras desde 1945. «Siempre nos hemos sentado con los artistas para llegar a un plan de pago que no perjudicara su carrera; el dinero no es lo único», afirmaba.

Esta vez, sin embargo, parece que sí será el dinero, y no el arte, el que acabe prevaleciendo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Se vende el hotel del «rock and roll»