El gasto de las cajas en cultura cae a su nivel más bajo en ocho años

La crisis y el proceso de fusión han frenado el gasto e impiden a Caixa Galicia y Caixanova hacer previsiones


redacción/la voz.

La crisis y el proceso de fusión de las cajas gallegas ha frenado el gasto de las dos grandes mecenas de la cultura en Galicia, Caixa Galicia y Caixanova, reduciendo la inversión en materia artística de los últimos años a los niveles más bajos de la última década. Si entre los años 2004 y 2008, el apartado cultural se llevaba alrededor de la mitad de las partidas que Caixa Galicia y Caixanova destinaban a obra social, el porcentaje de lo reservado dentro de este apartado para exposiciones y espectáculos se ha ido reduciendo en los últimos ejercicios, habida cuenta, además, de que las propias asignaciones sociales han ido a la baja en favor de otras actividades productivas.

El 2009 fue el año en que las dos entidades financieras gallegas echaron el freno a su programación cultural y lo hicieron, además, en una medida muy similar. Caixa Galicia pasó de los 30,4 millones de euros destinados a cultura en el 2008, extraídos de un total de 83,5 millones de la obra social, a 17,8 millones en el 2009, poco más de la mitad, sobre un fondo social de 55,9 millones, según datos de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA). El gasto social total en el 2010 asciende a 68 millones, pero la entidad no dispone del desglose correspondiente a la partida cultural del presente ejercicio.

En el que fue su año más fuerte, el 2004, la entidad coruñesa había llegado a consignar 39,2 millones a cultura, con cifras ligeramente inferiores los tres años siguientes. Fueron los años del despegue con una programación de proyección internacional, que trajo a sus salas exposiciones jamás vistas antes en Galicia de artistas de la talla de Diego Rivera, Frida Kahlo, Tamara de Lempicka, Botero, Joseph Beuys o fondos del Museo del Prado.

La baza de los fondos propios

En estos tiempos de crisis, las colecciones propias de las entidades se han convertido en su gran baza para seguir ofreciendo al público muestras con obras de primer nivel. En este año, la principal exposición de la Fundación Caixa Galicia es Santiago, punto de encuentro , que se expone en Santiago (del 29 de abril hasta el 7 de noviembre) y contrapone piezas de la colección de la entidad con obras maestras de la catedral de Santiago.

La música, afectada

El sector del espectáculo también ha acusado la reducción en la inversión. Caixa Galicia había sido desde siempre el principal patrocinador del Festival Mozart de A Coruña, pero la aportación se ha visto reducida más de la mitad, lo que ha obligado al certamen a reinventarse.

Un proceso similar ha sido el experimentado por Caixanova, que en el 2008 había destinado al apartado de cultura 28,6 millones de euros en el que fue el año de más gasto en este terreno desde el 2002. En el 2009, las asignaciones se redujeron a 18,1 millones y, en el 2010, la partida ha pasado a ser de 9,3 millones de euros, la más baja en ocho años, según los datos recogidos por CECA.

En el mes de febrero pasado, Caixanova abrió un nuevo museo en su centro social de Santiago para albergar la colección de arte Caixanova, que es el principal valor cultural de la entidad, con más de 5.000 obras realizadas por artistas gallegos.

Fuentes consultadas en ambas entidades declinan hacer vaticinios de una posible recuperación de la inversión de cara al futuro mientras no se consolide el proceso de fusión que actualmente está en marcha.

También queda pendiente de perfilar el papel que jugarán en el futuro mapa de la caja única la veintena de sedes dedicadas a actividades culturales que ambas entidades poseen en las diferentes ciudades de Galicia y que forman una red que en muchos case se duplica.

La Voz de Galicia
Lo sentimos, no hemos podido atender su petición.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El gasto de las cajas en cultura cae a su nivel más bajo en ocho años