Un ciberataque tumba las webs de la SGAE y del Ministerio de Cultura


madrid/colpisa.

Un grupo ciberactivista denominado Anonymous es el responsable del ataque que sufrieron ayer por la tarde las webs de la Sociedad General de Autores (SGAE) y del Ministerio de Cultura.

Anonymous había amenazado a estas dos instituciones con dejar sin servicio sus respectivas webs a partir de las 00.00 horas de la madrugada de ayer; sin embargo, alrededor de las 17.30, las dos páginas se habían caído a causa de que sus servidores se han visto saturados de peticiones. El ataque de Anonymous, que ya ha realizado fechorías obstruccionistas en Estados Unidos (contra la patronal discográfica o cinematográfica, por ejemplo), está estrechamente ligado con la Ley Sinde, norma que se encuentra en trámite parlamentario y que pretende frenar la gratuidad y el libre tráfico de las descargas digitales. A última hora de ayer, las paginas seguían caídas, y responsables de SGAE apuntaban que la solución podía llegar en horas.

El ataque consiste en lanzar múltiples peticiones a un servidor que aloja una determinada página web, de modo que no pueda soportar esa masiva solicitud. Los ciberactivistas se aprovechan de que cada conexión tiene un límite de uso. Si una banda ancha prevé recibir cierto número de visitas y estas se multiplican de forma anómala con peticiones basura , el servidor se bloquea. Así es como actúa Anonymous y como consigue sus propósitos este grupo heterogéneo de personas formado alrededor del foro 4Chang.org, con unos seis millones de socios.

Coordinado y masivo

«El impacto del ataque es una cuestión de fuerza», pues «surte efecto si se enfoca de una forma masiva», explica el experto en seguridad informática y miembro del blog Security by Default, Yago Jesús. «Si una sola persona intenta saturar una organización, fracasará; pero si millones de personas unen sus fuerzas y utilizan su conexión para atacar a un determinado organismo o institución, lograrán su objetivo y tirarán abajo los servidores». Es decir, el éxito de un ataque de este tipo depende del número de internautas que participen en él. Muchos ni siquiera lo saben, pues son los dueños de ordenadores zombis o infectados por virus que les hacen actuar de manera autónoma. Otros lo hacen de manera consciente. Es suficiente con bajarse un programa que ataca a la víctima.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Un ciberataque tumba las webs de la SGAE y del Ministerio de Cultura