El cineasta que desnudó a la burguesía francesa

Tomás García Yebra MADRID/COLPISA|

CULTURA

13 sep 2010 . Actualizado a las 02:00 h.

El francés Claude Chabrol, el cineasta que retrató de forma inmisericorde los vicios y las taras de la burguesía francesa, falleció ayer a los 80 años. Chabrol estaba considerado como uno de los máximos exponentes de la nouvelle vague (nueva ola), un movimiento que revolucionó la manera de hacer y entender el cine (cámara al hombro, escenarios naturales, bajo presupuesto, mirada subjetiva, disección del individuo) y que surgió en el país vecino a finales de los años cincuenta.

Muchos españoles descubrieron a este realizador en un ciclo de TVE durante los años de la transición. Películas como La mujer infiel (deudora de Belle de Jour , de Buñuel, que se estrenó en 1967, dos años antes que la del francés), El carnicero , o Gracias por el chocolate (en la mejor tradición de Alfred Hitchcock) resultan absolutamente turbadoras.

El director de La ceremonia , Pollo al vinagre o Madame Bovary trabajó un tiempo para la compañía Fox. Allí se dedicaba a poner títulos descabellados a las versiones francesas de películas estadounidenses. Más tarde, junto a otros jóvenes talentosos y contestatarios, se convirtió en crítico de las revistas Cahiers du Cinéma y Arts .

Cineasta, productor, montador y crítico, presidió y formó parte de un buen número de jurados cinematográficos y obtuvo numerosos premios, entre ellos la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián por No va más (1997), el Premio Europa y el Premio Donostia del Festival de Cine de San Sebastián (2003) y la Cámara de Oro en reconocimiento a toda su carrera en la Berlinale del 2009.