Julia Roberts también seduce a San Sebastián

Violeta Molina

CULTURA

La actriz estadounidense recogerá el próximo 20 de septiembre el prestigioso Premio Donostia.

14 ago 2010 . Actualizado a las 19:20 h.

«Pretty Woman» la hizo inmortal y la convirtió en «novia de América», su sonrisa cautivó a un Hollywood que la premió con el Oscar tras dos intentos fallidos, y ahora es el Festival de Cine de San Sebastián el que cae rendido a los encantos de Julia Roberts.

La actriz estadounidense recogerá el próximo 20 de septiembre el prestigioso Premio Donostia, con el que el certamen reconoce la trayectoria de una de las intérpretes más queridas por el público y mejor pagadas del firmamento hollywoodiense.

Ganadora de un Oscar y de tres Globos de Oro, la presencia de Roberts en una película es sinónimo de éxito. Su fuerte, la comedia amorosa: un terreno en el que lleva reinando durante dos décadas desde que marcara un hito con «Pretty Woman», película de cabecera de románticos empedernidos.

Tras algún trabajo destacado, despuntó en 1989 con «Magnolias de acero», con la que ganó un Globo de Oro y obtuvo su primera nominación al Oscar, pero fue un año después, en 1990, cuando su cuento de hadas junto a Richard Gere la encumbró al estrellato.

«Pretty Woman», una de las películas más rentables y televisadas de todos los tiempos, le valió un Globo de Oro y su segunda candidatura al premio Oscar, así como, por aclamación popular, el título de «novia de América».

Tras interpretar a la prostituta que cambia su destino gracias al amor, Roberts comenzó a moverse como pez en el agua en el género romántico: «Morir joven», «La novia de mi mejor amigo», «Notting Hill», «Novia a la fuga» -su reencuentro con Gere- o «Duplicity» son algunos de los títulos que ha protagonizado y con los que consiguió recaudaciones nada desdeñables.

Muy deseada por los directores, no fue hasta 2001 cuando se alzó con la máxima estatuilla de Hollywood gracias a su interpretación de «Erin Brockovich», de Steven Soderbergh, con la que previamente ganó el Globo de Oro.

También fue candidata a los Globos de Oro «La novia de mi mejor amigo» (1998), «Notting Hill» (2000), «La guerra de Charlie Wilson» (2008) -con la que volvió a la gran pantalla tras unos años de retiro para cuidar a sus hijos- y «Duplicity» (2010).