Arrancan los conciertos de Ortigueira para hacer de la villa la capital del folk


ferrol/la voz.

Las gaitas han conquistado la villa de Ortigueira. Su sonido se llevó lejos una tormenta de verano que despertaba en la mañana de ayer a los miles de festivaleros que dormían en el pinar de Morouzos esperando la llegada de los conciertos. Impacientes, una vez que salió el sol, los amantes de la música celta tomaron las calles, terrazas y bares del municipio transformando por completo un pueblo que tendrá hasta el domingo una banda sonora de fondo con un marcado carácter folk.

Los ensayos iban abriendo el apetito de los presentes. Celtas Cortos, Krêposuk y Oysterband afinaban sus instrumentos y gargantas con un olor a mar que en pocos festivales impregna tanto los escenarios.

La playa de Ortigueira también fue el lugar escogido por muchos visitantes para descansar antes de que se iniciara un programa musical que más que eso es ya una fiesta multitudinaria.

Precisamente este descanso no se produjo en las cocinas, donde los fogones no pararon en todo el día para cargar las pilas a todos aquellos que una vez que comienza a sonar la música solo tienen hambre de compases y ritmos celtas. Los rituales que diferencian el día y la noche desaparecieron desde ayer para camareros y pinches de los bares y restaurantes que rodean los escenario de la Alameda de Ortigueira.

Bocadillos para los menos sibaritas -hasta un centenar se espera servir por hora en los próximos días- y platos más elaborados para muchos visitantes llegados de la Península y de otros países que no quisieron dejar de disfrutar de las delicias de la tierra.

Preludio de gaitas

Antes del ocaso, para invitar a los festivaleros a abarrotar las calles de Ortigueira, comenzó el concierto inaugural de la Escola de Gaitas del municipio. Centenares de personas se iban empapando de un ambiente festivo diferente al de los escenarios y la acampada, pero que lleva el espíritu celta a cada rincón. Jonhstone Pipe Band le cogió el testigo a la agrupación anfitriona con más y más sonido de gaitas hasta que las bandas de Viana y Manzaneda y Escocia llegaron al anochecer.

Lo más esperado

Los fans de la música folk más clásica se sorprendían hace meses cuando se dio a conocer el cartel de esta edición. La presencia de Celtas Cortos entre los grupos invitados no encajó a muchos festivaleros, que esperaban su actuación para comprobar si volverían a sus orígenes más puros al subirse a los escenarios de Ortigueira.

Los vallisoletanos prometían en los ensayos un concierto variado, al gusto de los que querían cantar el 20 de abril y también de los que preferían más pinceladas celtas. «Celtas Cortos siempre estuvo entre dos ríos, el de la música folk y un estilo más acercado a otras tendencias, como el folk. Nos adaptamos a todos los escenarios y vamos a repasar nuestra discografía con el estilo celta muy presente», anunciaban Óscar y Goyo, componentes de la agrupación.

Oysterband y Krèposuk los acompañaban en el programa de ayer y también prometían no defraudar. Ortigueira quiso saldar con la asistencia de estos dos grupos una deuda con sus seguidores y con el público más fiel. La formación fue pionera a la hora de mezclar los sonidos enraizados en la música tradicional de su país y rock e incorporar letras combativas y melodías muy pegadizas.

La música no tiene previsto apagarse hoy. El cartel aún tiene mucho que decir y mucho público al que hacer vibrar. Hasta el domingo, el mundo celta celta y sus fans serán los reyes de Ortigueira.

Entre los que se subirán hoy al escenario estará Cristina Pato, que tras lograr un éxito internacional, llega a la festival celta para presentar su nuevo álbum, The Galician Connection. El disco acerca y conecta la gaita a la música contemporánea, las vanguardias y el jazz. Se trata de un trabajo intimista y arriesgado que cuenta con colaboraciones como la de Rosa Cedrón. Lejos queda aquel Tolemia y la transgresora imagen con la que se hizo popular en el año 1999, cuando debutó en Ortigueira.

Antes de su actuación estarán Marful, Orio y la Escola de Gaitas de Ortigueira, y justo tras ella Afterhours. Esta banda, el vivo tributo a The Bothy Band, está muy influenciada por el folk más clásico. Cerrará Qui Hi Ha?

La jornada de mañana empezará con la actuación de Bagad Karreg An Tan y seguirá el programa con Chirlomirlo, Leilía, Anxo Lorenzo, Gaelic Storm, Shooglenifty y Rare folk.

El domingo pondrá el broche el Proyecto Runas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Arrancan los conciertos de Ortigueira para hacer de la villa la capital del folk