Una antología recupera la poesía del «antipoeta» Nicanor Parra

El poeta ha compaginado hasta 1996 la poesía con la enseñanza dando clases de física y química a los alumnos de la Universidad de Chile.


En vísperas de Día del Libro y de la entrega del premio Cervantes al mexicano José Emilio Pacheco, llega a las librerías una antología poética del chileno Nicanor Parra, la voz menos convencional y más simbólica de la poesía hispanoamericana contemporánea y un eterno candidato al Cervantes.

Así, Nicanor Parra, creador de la «antipoesía» vuelve a estar presente con «Parranda larga», editada por Alfaguara, una antología editada y prologada por Elvio E. Gandolfo que recorre toda su obra y plasma lo más característico, como los poemas y antipoemas con los que el escritor rompió los cánones tradicionales de la lírica, buscando la provocación y con el deseo de incomodar que le ha perseguido hasta hoy.

El libro incluye, además, dos apéndices: un brevísimo manifiesto, con una poética de 1948, y el otro, con el discurso de bienvenida a Pablo Neruda en 1962 como miembro académico de la Universidad de Chile.

Hermano de la mítica cantante Violeta Parra, el poeta chileno forma con Pablo Neruda y Vicente Huidobro, los dos fallecidos, el triángulo de los más grandes de la lírica de la otra orilla.

El poeta ha compaginado hasta 1996 la poesía con la enseñanza dando clases de física y química a los alumnos de la Universidad de Chile. Traductor de poesía rusa, fundó también con otro de los grandes poetas latinoamericanos, Enrique Lihn, la revista «El Quebrantahuesos».

«En el llamado Siglo de Oro, la lengua poética castellana experimentó una explosión nuclear, cuántica, con Quevedo y Góngora como polos opuestos generadores y con Cervantes y la picaresca actuando sobre la lengua de la prosa», dice en el prólogo Gandolfo.

«En el siglo XX -continúa- los dos grandes virajes o sacudones del lenguaje poético español y latinoamericano lo propinaron el nicaragüense Rubén Dario y el chileno Nicanor Parra».

Gandolfo también recuerda en el libro cómo la aparición de «Poemas y Antipoemas»en 1954 fue una bomba de profundidad cuya necesidad imperiosa se captaría a pleno una década más tarde.

Transgresor, desmitificador, este poeta que dice de sí mismo que va «embutido de ángel y de bestia» es uno de los autores más vendidos de Chile, aunque en España su trabajo sigue siendo poco conocido, a pesar de que en 2001 se expusiera la muestra «Artefactos visuales», que reunió 267 trabajos mordaces criticando el consumo y la globalización.

Y a pesar de que en 2006 se publicaran sus Obras Completas en Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores, con edición de Ignacio Echevarría y Niall Binns, quien precisamente cree que Parra es el «último vanguardista de la lengua» y que su antipoesía es una de las máximas expresiones de la lengua contemporánea.

En lo que sí todos coinciden es en considerarle el poeta verdaderamente revolucionario que existe en la poesía contemporánea.

«¿Qué es un antipoeta: un comerciante en urnas y ataúdes? /un sacerdote que no cree en nada?/ un general que duda de si mismo?...Qué es la antipoesía: un temporal en una taza de té?/una mancha de nieve en una roca?....marque con una cruz la definición que considera correcta» dice Parra.

El libro también incluye poemas de «Cancionero sin nombre», «De 8 nuevos poetas chilenos», «Ejercicios respiratorios», «Cueca larga», «Versos de salón», «Canciones rusas», «La camisa de fuerza», «Los profesores», «Emergency Poems», «Artefactos», «Sermones y prédicas del Cristo del Elqui», «Y ahora con ustedes» y «Gracias por los aplausos».

Además, de «Hojas de parra», de «Poemas para combatir la calvicie», «Discursos de sobremesa», «Discurso del Bío Bío. Los pollitos dicen Río Bío Bío» y «Aunque no vengo preparado».

Esta antología de Nicanor Parra, eterno candidato al premio Cervantes, también ha sido editada para América Latina por Alfaguara.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
0 votos

Una antología recupera la poesía del «antipoeta» Nicanor Parra