Claudio Guerin Hill se mató en Noia en 1973


La noticia cayó como un mazazo porque el sevillano Claudio Guerin Hill era la gran promesa del cine español de entonces. Tenía 35 años, filmaba la La campana del infierno y se cayó desde el campanario. Lo cuenta en Arte fotográfico (1977) el director de fotografía, Manuel Rojas, amigo suyo que estuvo a tratamiento psiquiátrico después de aquel accidente. «En la torre de la iglesia de Noia había construido nuestro decorador y, paralela a una de las torres, otra campana igual. Ambas estaban unidas por un pasadizo con unos quitamiedos, pero Guerín quiso saltar a un ancho voladizo de la iglesia y al hacerlo, como llevaba chanclos, dio un traspiés doble y no pudo guardar el equilibrio, desplomándose desde una altura de veinte metros. Lo vi caer desde la ventana de un bar, donde yo había entrado un momento».

Aunque Guerín fue trasladado con urgencia a Santiago, llegó cadáver. Era una coproducción con Francia, que recogía exteriores en Betanzos, A Coruña y Padrón, aparte de Noia.

Tras el accidente, los productores llamaron con urgencia al veterano Juan Antonio Bardem, que filmó la única secuencia que quedaba para concluir la película.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Claudio Guerin Hill se mató en Noia en 1973