Miguel Delibes deja un vacío «insustituible»

La silla «e» que ocupaba Miguel Delibes en la Real Academia Española (RAE) queda vacía desde hoy mientras el mundo de la cultura llora su pérdida.


La silla «e» que ocupaba Miguel Delibes en la Real Academia Española (RAE) queda vacía desde hoy; las banderas de su fachada ondean a media asta y la puerta de entrada sólo abre media hoja a sus visitantes: el académico, escritor y periodista ha muerto a los 89 años y deja un vacío «insustituible».

La valoración es de Darío Villanueva, académico y secretario de la Academia de la Lengua, compañero del escritor y hoy encargado de organizar la despedida del genial artista vallisoletano, porque los miembros de la RAE «siempre se van para no volver: aunque existe esa suposición de que son 'inmortales', lamentablemente es absolutamente mentira», ha señalado a Efe Villanueva.

El Director de la RAE, Víctor García de la Concha, ha expresado -en nombre de la institución- la condolencia y el pesar de los académicos por el fallecimiento de uno de sus miembros, el escritor Miguel Delibes. En una nota de prensa, la RAE lamenta la muerte de Delibes, «gran novelista tan entrañablemente unido a esta casa».

El Cervantes destaca su ética humanista

La directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, ha calificado hoy en un comunicado a Miguel Delibes como un escritor que, a través de obras como «El camino» o «Los santos inocentes», desarrolló «una ética humanista a favor de los humildes». «Toda una época y sucesivas generaciones de lectores han sido testigos de una trayectoria larga, intensa y profundamente comprometida con nuestra lengua», expresó Caffarel en un comunicado.

Marsé: «fue un gran prosista»

El escritor Juan Marsé ha lamentado la muerte de Miguel Delibes y ha afirmado que, para él, Delibes fue «un gran prosista» al que respetaba por «su discreción y su saber hacer» y por haber retratado «la Castilla rural, que él conocía tan bien». Marsé, premio Cervantes 2008, ha explicado a Efe que no conocía a Delibes personalmente, aunque ha recordado que en los años 60, cuando vivía en París, se lo encontró sentado en un café del bulevar Saint Germain. «Estaba ensimismado y solito, le estuve observando y pensé en acercarme y decirle que le admiraba y que había leído sus libros, pero entonces -y ahora- era muy tímido y no me atreví», ha explicado Marsé.

Pérez-Reverte: «se va uno de los grandes»

El académico de la Lengua y escritor Arturo Pérez-Reverte ha afirmado a Efe que Miguel Delibes, fallecido hoy, «era uno de los últimos grandes clásicos todavía vivos y ahora sólo nos queda Juan Marsé como escritor de esa envergadura». «Me hubiera gustado que los homenajes que Delibes recibirá muerto los hubiera recibido cuando estaba vivo. Espero que con Marsé no suceda lo mismo», ha aseverado.

Caballero Bonald: «talento y honradez»

El escritor y poeta José Manuel Caballero Bonald ha opinado hoy que Miguel Delibes, fallecido esta mañana a los 89 años, «pertenece a ese linaje de escritores que mejor definen la fusión del talento y la honradez». Caballero Bonald ha destacado, en declaraciones a Efe, que las novelas del escritor vallisoletano «enlazan con la gran tradición realista sin dejar por ello de indagar en nuevas fórmulas».

Josefina Molina recuerda su «magisterio»

La cineasta Josefina Molina, directora de la serie «El Camino», basada en una de las obras cumbres de Miguel Delibes, recuerda al escritor como un hombre que establecía «una relación de simpatía y magisterio», y que entendió que la televisión tenía «otro tipo de lenguaje» . Josefina Molina, dirigió para TVE en 1977 la adaptación televisiva de «El camino», un trabajo del que no se le olvida «la gran confianza» que les dio Miguel Delibes cuando le presentaron la adaptación del texto; «únicamente revisó los diálogos», explica la realizadora, quien añade que «estuvo muy amable, muy generoso».

Lágrimas de Soraya Sáenz de Santamaría

«Hoy a los vallisoletanos se nos ha muerto un poco el alma». Con esta frase, la portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, ha explicado llorando su dolor por la muerte del escritor Miguel Delibes, con cuyas obras, ha dicho, aprendió a leer y a amar el teatro. Sáenz de Santamaría no ha podido evitar las lágrimas en una entrevista en RNE cuando se ha referido a la desaparición de Delibes, y ha recordado que los castellanoleoneses han ido acompañando sus vidas con la obra del escritor, por lo que el de hoy «es un día muy difícil».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Miguel Delibes deja un vacío «insustituible»