«Luchadoras», viñetas que gritan contra los crímenes de Ciudad Juárez

Efe

CULTURA

La artista Peggy Adam usa el cómic para dar voz a centenares de mujeres torturada, violadas, secuestradas o asesinadas en la urbe mexicana.

08 dic 2009 . Actualizado a las 14:49 h.

Para denunciar la impunidad de centenares de crímenes que aún están sin resolver en Ciudad Juárez, la artista francesa Peggy Adam ha recurrido a las viñetas de «Luchadoras», un cómic que da voz a centenares de mujeres torturadas, violadas, secuestradas o asesinadas en la urbe mexicana.

La inseguridad, el miedo, la desesperación de las familias y las constantes amenazas que sufren las madres de las víctimas que reclaman justicia son sólo una parte del drama que retrata Peggy Adam en esta novela gráfica de menos de cien páginas que es fruto de «la conmoción» que sufrió la autora al conocer algunos testimonios.

«La realidad demostró ser mucho peor de lo que yo pensaba», afirma a Efe la autora, que se acercó a la trágica situación que se vive en Ciudad Juárez a través de un artículo de la edición suiza de la revisa de Amnistía Internacional, que califica de «epidemia» el drama y que denuncia la impunidad de centenares de feminicidios.

Desde 1993, más de 500 mujeres han sido asesinadas en Ciudad Juárez, muchas de ellas a manos de sus parejas. La corrupción, la obstrucción de la justicia o la destrucción de pruebas ha impedido el esclarecimiento de muchos de estos crímenes cometidos en la ciudad más violenta del país.

«Una ciudad minada por los carteles de droga no puede ser una ciudad de derecho. Atacan a los representantes del orden, a los abogados de las familias, a las familias. Hay incluso policías implicados en el tráfico de drogas y en las violaciones. ¿Cómo se va a hacer justicia en esas condiciones, cuando la corrupción alcanza los niveles más elevados?», exclama Adam.

Aunque «Luchadoras» (Sins Entido) es la primera obra de Peggy Adam que se publica en España, sus dibujos han viajado por toda Francia, donde la artista aborda temas de actualidad en diferentes medios de comunicación, colabora en publicaciones infantiles y donde se han editado otros de sus cómics, sobre la posición de la mujer en la sociedad francesa.

Un trabajo que nace de su insaciable curiosidad y que sin duda está marcado por esta máxima: «Cuando algo me conmueve, tengo que hablar de ello».

Y lo cuenta a través del cómic porque es el medio en el que mejor sabe hacerlo y porque considera que «está aceptado como un arte en sí mismo, que se ha abierto a todos los públicos» y que, en opinión de la autora, «está al mismo nivel que el cine o la literatura».