Un vigués abre la vía astronómica a la interpretación de petroglifos

CULTURA

La pieza estudiada en Marín indica la variación equinoccial producida en los últimos cuatro mil años

13 jun 2009 . Actualizado a las 02:00 h.

El laberinto de Mogor, en el concello de Marín, ha proporcionado la primera interpretación científicamente verificada de un petroglifo en Galicia. El profesor vigués de matemáticas José Luis Galovart, ha abierto la interpretación astronómica de estos elementos del arte rupestre, después de comprobar que el mencionado laberinto señala el oeste estricto, que se corresponde al equinoccio actual (270°). Además, Galovart afirma que este petroglifo también muestra la desviación de los trece grados que existen entre el equinoccio actual y el de hace cuatro mil años, al que apunta su entrada con gran precisión. Tal coincidencia en una misma pieza tiene una explicación para el investigador. «El saber astronómico de los constructores de Stonehenge va mucho mas allá del conocimiento de los movimientos anuales del sol, pero yo dudo de que supieran algo sobre la variación del punto de equinoccio. Lo mismo pienso en relación con Mogor o Valcamónica. En Mogor, el equinoccio en 270° lo que indica es una invocación al Atlántico», contesta.

Este profesor de matemáticas comenzó a interesarse por el arte rupestre hace algunos años, y fruto de aquel acercamiento es el libro El laberinto atlántico , publicado en el año 2001. «Ahora lo veo como un trabajo en muchas cosas inmaduro», reconoce el investigador. Sin embargo, aquella publicación le abrió un mundo nuevo a través de los contactos establecidos con otras personas interesadas en la relación del paisaje y la astronomía con la arqueología. «El físico suizo Leo Dubal y el portugués Manuel Calado me abrieron otras perspectivas», afirma el profesor.

Entre Ons y Onza

«El laberinto de Mogor siempre ha sorprendido por su apariencia irregular y por estar su entrada cerrada y ligeramente desviada de la dirección oeste», explica. En él hay cuatro pequeñas formas cuadrangulares que cierran su entrada, y sus centros determinan con el centro del laberinto distintos ángulos. El que está al norte de la entrada indica el oeste estricto, que corresponde al equinoccio actual (270°). Los otros tres señalan puntos de la costa que van desde el sur de la isla de Onza a la isla de Ons y la costa de Portonovo y Sanxenxo. «Los constructores del laberinto plantearon un sencillo problema de proporcionalidad y tanteo para descubrir que su entrada apunta al canal entre Onza y Ons donde en aquella época se ponía el sol en el equinoccio, aunque hoy se pone el 23 de Febrero a las 20'16 con un tamaño de 02°, según los cálculos realizados por Leo Dubal», afirma José Luis Galovart.