«Lo que yo hago no es fusión, prefiero llamarlo sonido del alma»

B.?R. Sotelino

CULTURA

El cantaor Diego «el Cigala» abrirá mañana en Vigo la novena edición del Festival Are More con un concierto protagonizado por su nuevo disco, «Dos lágrimas»

29 oct 2008 . Actualizado a las 21:55 h.

Diego el Cigala inaugura mañana una nueva edición del Festival de Música de Vigo Are More con un concierto en el Teatro Salesianos para el que se agotaron enseguida las entradas. El ecléctico certamen vigués incluye este año un ciclo dedicado a las mujeres compositoras e intérpretes y dos homenajes, a Isaac Albéniz y al gallego Eduardo Soutullo. El Cigala pone la nota exótica en el programa clásico, que es algo que le motiva. «Estoy encantado de ir. En Galicia hay afición y yo hace muchos años que no canto ahí. Vamos con muchas ganas. La última vez tuvimos que suspender el concierto, que era al aire libre, por lo mucho que llovía. ¿Esta vez es un auditorio cerrado, ¿no?», comenta, con un punto de preocupación disipada tras cerciorarse de que se trata de un teatro, con su techo a prueba de chubascos. Y más le gusta aún al enterarse de que se trata de un auditorio pequeño, «siempre se toca mejor en salas de aforo reducido», dice.

El músico, además, no es ajeno a los experimentos. De hecho está preparando ahora un disco con Montserrat Caballé, que no colaboraba con nadie desde que cantó con Freddie Mercury. «Estamos ahora en ello, con las grabaciones. Es un disco de los dos, con cosas que nos gustan a los dos, ya os enteraréis. Me lo estoy pasando muy bien porque además es una persona muy campechana y muy graciosa. Por primera vez se ha juntado el flamenco con la lírica», cuenta.

Ni Diego ni Camarón

Diego, que no se llama Diego, sino Ramón, lo que supuso la primera disputa familiar en plena pila bautismal un gélido día de diciembre de 1968, tampoco fue rebautizado para el mundo artístico por Camarón de la Isla, como se ha dicho a menudo: «No, no fue él, es una leyenda urbana. El nombre de El Cigala me lo pusieron los hermanos Losada, los guitarristas con los que empecé, porque yo era muy delgadillo y decían que no paraba de moverme. Por otra parte, las cigalas me encantan y como voy a Galicia, voy a sacar tiempo para probarlas. Me voy a poner morao ».