El supermercado de los ricos

Los 140 millones recaudados por Damien Hirst en su última subasta han marcado un hito en el negocio del arte


Mientras en la City de Londres reinaba el nerviosismo por la situación de los mercados financieros, en el n.º 35 de New Bond Street, la sede de Sotheby's, las obras de Damien Hirst, el artista de moda, se vendían como churros; y no precisamente a precio de ganga. La estrella del evento, El becerro de oro , un ternero de cuernos y pezuñas dorados en una vitrina llena de formol, fue comprado por casi 13 millones de euros. Sotheby's no solo vendió las 223 obras de la colección Beautiful Inside My Head Forever ( Bello en mi cabeza para siempre ) que Damien Hirst había preparado durante los dos últimos años especialmente para la ocasión, sino que superó los 82 millones de euros con los que esperaba cerrar una subasta que, por sus dimensiones, empezó el lunes y se prolongó hasta la tarde del martes.

La venta alcanzó los casi 140 millones de euros, batiendo incluso a Picasso. Y es que desde 1993, ningún artista había podido superar el récord de ventas del pintor malagueño en una subasta dedicada a un solo autor.

Hubo también algunas sorpresas: la famosa cebra en formol no alcanzó más que la mitad del precio estimado; pero otras obras superaron las previsiones, como el tiburón tigre disecado que rozó los 12 millones de euros. Es difícil saber quién compraba porque la mayoría de las pujas eran telefónicas, pero se rumorea que esta obra, titulada El reino , podría haber acabado en manos de un magnate ruso, porque quien recibió la llamada en la sala era el representante de Sotheby's que mejor habla la lengua de Tolstói. Adorado por unos, odiado por otros, lo que nadie pone en duda es que la subasta de Hirst marca un hito en el mundo del arte.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El supermercado de los ricos