El museo Smithsonian retrata la trayectoria del póster como elemento artístico

Bajo el nombre de «Dale bombo: el póster como retrato», la muestra recorre, de la mano de sesenta carteles, destacadas obras que dibujan la historia popular de los Estados Unidos desde finales del siglo XIX.


El museo Smithsonian de la capital estadounidense retrata a partir de hoy la trayectoria del póster como elemento artístico, tanto en su faceta propagandística como comercial o reivindicativa.

Bajo el nombre de «Dale bombo: el póster como retrato», la muestra recorre, de la mano de sesenta carteles, destacadas obras que dibujan la historia popular de los Estados Unidos desde finales del siglo XIX.

De este modo, la exposición que alberga la Galería Nacional del Retrato del Instituto Smithsonian empieza su recorrido con el cartel de búsqueda y captura de los asesinos del presidente Abraham Lincoln en 1865.

A principios del siglo XX, los pósters se situaron como una de las principales formas de publicidad del país, en su mayoría, protagonizados por celebridades quienes prestaban su imagen para todo tipo de comunicaciones.

Al respecto, el director del museo, Martin Sullivan, señaló en una rueda de prensa que la muestra «exhibe cómo el arte popular desarrolla e incluso lanza a la fama las personas que están retratadas».

«'Dale bombo: el póster como retrato' ofrece un fascinante abanico -anotó- de todas las formas posibles en la que los carteles reflejan las tendencias de la cultura pop estadounidense».

Los pósters de Loïe Fuller (1893), Jules Chéret (1896) y Edward Penfield (1896) ilustran la primera era de la «póstermanía», donde estas láminas empezaron a coleccionarse como trabajos de arte.

Sesenta años más tarde renacería este afán de coleccionar los carteles de la mano de piezas de Bob Dylan o ilustraciones psicodélicas de grupos de música.

Asimismo, la exposición incluye pósters de celebridades en inusuales roles como el campeón de los pesos pesados Joe Louis en un cartel gubernamental de la segunda guerra mundial o las actrices Bette Davis, Shirley MacLaine y Judy Garland envueltas en unos visones para tres anuncios de la compañía peletera Blackglama.

La poderosa industria de Hollywood tampoco escapa a los encantos de este elemento con gran poder comercial, reflejados en la muestra con los carteles de las versiones italianas de los filmes «On the Waterfront» (1954) con Marlon Brando o «One Flew Over the Cuckoo's Nest» (1975), protagonizada por Jack Nicholson.

En la década de los sesenta, diferentes activistas y organismos empezaron a emplear el cartel como elemento de protesta, como es el caso de la Guerra de Vietnam.

De la misma manera, la exposición cuenta con una lámina de lucha contra la drogadicción, en el que aparecen en una píldora las imágenes invertidas de los músicos Jimi Hendrix y Janis Joplin, ambos fallecidos en los años setenta por una supuesta sobredosis.

El tenista Pete Sampras concluye el recorrido con la instantánea captada por los flashes de la célebre Annie Leibovitz en una conocida campaña publicitaria de leche.

Como salido de la nada, un póster a tamaño natural de Johnny Depp en el personaje del Capitán Jack Sparrow de «Pirates of the Caribbean» despide a los visitantes de la muestra, expuesta hasta el próximo 8 de febrero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El museo Smithsonian retrata la trayectoria del póster como elemento artístico