Niemeyer cumple hoy cien años

La arquitectura festeja al maestro brasileño, uno de cuyos proyectos es un centro cultural en Avilés que llevará su nombre


En 1907 se fundó en Múnich el Deutsche Werkbund, Adolf Loos diseñó el bar Kärntner en Viena, y Picasso y Braque preparaban la gran revolución artística. En diciembre de ese año nació Óscar Niemeyer, el maestro de la arquitectura moderna brasileña, que hoy cumple cien años. El fenómeno Werkbund, las obras e ideas de Loos y, desde luego, la gran aportación cubista abriendo la espita de las vanguardias marcan la fecha del nacimiento de Niemeyer y constituyen los sólidos cimientos de la arquitectura moderna que eclosionaría dos decenios más tarde.

Niemeyer es uno de los protagonistas de la arquitectura moderna internacional, a cuya larga lista de obras emblemáticas sumó piezas caracterizadas por los rasgos distintivos de su filiación cultural y de la seducción plástica de su personalidad creadora. En 1936, Le Corbusier fue invitado como consejero en el diseño del nuevo edificio del Ministerio de Educación en Río de Janeiro. Los arquitectos locales que transformaron y ejecutaron las ideas iniciales de Le Corbusier, entre ellos Lucio Costa y Niemeyer, crearon una arquitectura diferente del racional purismo vanguardista del maestro suizo. El resultado fue una obra moderna, pero caracterizada por una nueva plástica expresiva y sensitiva. Niemeyer desarrolló su carrera sumando brillantes resultados, como el Pabellón de Brasil en la Exposición Mundial de Nueva York en 1939, con Costa y Lester Wiener, que consagró internacionalmente la personalidad del Movimiento Moderno brasileño. Una de las primeras obras maestras de su larga lista de logros es el Casino de Pampulha, edificado en 1942, cuando el arquitecto tenía 35 años. Con esta obra exhibe su vigor y su libertad creadora con formas fluidas y recorridos que tienen más que ver con la alegría de vivir que con la fría y racional eficacia funcional.

Niemeyer es un resistente que nunca ha cejado en su militancia comunista ni en la calidad y excepcionalidad de su arquitectura. El Museo de Arte Moderno de Niteroi, en Río, y el Centro Cultural Niemeyer, en Avilés, son muestras de su vigor creador actual.

Su figura pesa en las jóvenes generaciones de arquitectos brasileños. Son bien conocidos los problemas psicológicos que supone tener un padre de personalidad arrolladora, que sigue retando con su vigor a varias generaciones de discípulos. Feliz cumpleaños.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Niemeyer cumple hoy cien años