Descubierto cuando usaba un detector en el área arqueológica de Bande

Jesús Manuel García

CULTURA

10 nov 2007 . Actualizado a las 02:01 h.

Un vecino del municipio ourensano de Ramirás fue sorprendido por agentes del Seprona realizando excavaciones furtivas valiéndose de un detector de metales. J. A. A. de 48 años estaba en las inmediaciones del gran campamento romano de Aquis Querquennis, en el municipio de Bande. Los agentes realizaron una investigación durante tres meses y varias acciones de vigilancia cerca de este yacimiento.

El pasado día 1, jornada festiva. Vieron que a las 18.00 horas se encontraba cerca del campamento militar romano este señor y le descubrieron el detector de metales más una pala. Comprobaron que carecía de cualquier permiso para llevar a cabo aquella tarea.

Esa tarde los agentes descubrieron que el señor tenía consigo tres piezas metálicas, una moneda y otros dos objetos desconocidos, de posible valor histórico. Le quitaron ese material y se redactó un acta de infracción y decomiso. El presunto rastreador furtivo de bienes arqueológicos se presentó en la mañana del día 2 de noviembre en el Cuartel de la Guardia Civil para entregar diversos objetos metálicos con restos de tierra, supuestamente fruto de las excavaciones ilegales.