Alicia Keys reinventa la música negra

La niña prodigio del soul descubre su tercer disco, el secreto mejor guardado de la industria musical.


Si hay alguien que represente mejor la herencia de los años dorados del soul, aquellas desgarradoras voces de Aretha Franklin, Nina Simone o Steve Wonder, esta es Alicia Keys. La voz, el verbo y la forma insuflan la genética de esta niña prodigio de la música, que con siete años ya tocaba a Chopin, a los 14 componía letras, después fue descubierta por el adalid de Whitney Houston y a los 20 publicaba su primer disco, un éxito arrollador con ocho millones de copia vendidas.

Ahora, con 26, dos trabajos a la espalda, cine, libros y una mediática agenda social -se ha montado al tren del activismo antisida junto a Bono-, la joven neoyorquina se ha convertido en una artista global, con todos los contras que ello conlleva. A pesar de todo, rememora por activa sus orígenes humildes, con un padre ausente y un barrio en donde sólo había dos salidas: la música o la supervivencia diaria. Su carácter innato hacia lo primero le sacó de la calle, de donde se llevó un aprendizaje sinfónico sustancial: hip-hop y funky que, unido al soul, engordaron su mestizaje.

Convertida en icono musical y sensual, la espera de su nuevo álbum era uno de los secretos mejor guardados de la industria.

Algún guiño de lo que iba a deparar 'As I am' ('Tal como soy') se puede escuchar desde hace algunas semanas en forma de 'single', pero no será hasta el 13 de noviembre cuando aparezca en las estanterías de ventas. ¿El resultado? «Un disco duro, áspero, pasional, más oscuro...una especie de rock & soul», reconoce Keys.

Compositora

A diferencia de otros fenómenos del soul, como Beyoncé, el trabajo de Alicia Keys ha estado marcado desde el comienzo por la producción de muchas de sus letras, lo que siempre le ha reportado buenas críticas. En este disco no es menos. «Cada canción del disco refleja cosas vividas en este tiempo. Buenas y malas. Momentos en los que me encontraba bien y otros que no tanto», señala en referencia a la enfermedad de su madre.

Y mientras componía a solas pensaba: «Me preocupa que el público no entienda mis letras», demasiado profundas y personales, «pero luego no me importó». El sonido del disco invita de nuevo a clásicos del soul, con influencias del jazz, el rock, el funky e, incluso, «a bases musicales de los 'The Beatles'», confirma.

La primera prueba tuvo lugar el lunes por la noche, en el Colegio de Médicos de Madrid. Ante un auditorio entregado, Keys deslumbró a las manos de un piano de cola, con una voz radiante, regular y poderosa que erizó el bello a más de uno. Solo anticipó tres temas de 'Tal como soy' - entre ellos 'Superwoman', su preferido-, pero la larga espera no fue en balde. Alicia Keys ha reinventado la música negra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Alicia Keys reinventa la música negra