La coruñesa María Menéndez-Ponte recibe el premio Cervantes Chico


Superar los 100.000 ejemplares vendidos de una novela dirigida a un público a priori tan delicado como el juvenil es algo de lo que pocos autores españoles pueden presumir. Es el caso, sin embargo, de la coruñesa María Menéndez-Ponte, que con su novela Nunca seré tu héroe llegó a ser Libro de Oro. Ahora le llega un nuevo reconocimiento. En esta ocasión parte del Ayuntamiento de Alcalá de Henares y de la Asociación de Libreros y Papeleros Complutenses, en forma de escribanía tallada en plata. Es el Cervantes Chico, un premio que pretende destacar la labor de los escritores de un género considerado minoritario: la literatura infantil y juvenil.

Menéndez-Ponte, autora de libros de texto, divulgativos y un sinfín de novelas y cuentos como Maldita adolescente o Yo digo amor, tú dices sexo, se muestra agradecida por el galardón: «La del escritor es una labor muy solitaria, así que cualquier reconocimiento público sorprende y agrada a partes iguales». El Cervantes Chico, que se entrega este viernes en el Ayuntamiento de Alcalá de Henares, llega así a su undécima edición, habiendo sido premiados en las anteriores autores como Gloria Fuertes, Elvira Lindo o Joan Manuel Gisbert.

La galardonada es la responsable de que se convierta en superventas un libro para adolescentes, cuando se supone que los jóvenes no leen: «Eso es lo que me decían, pero ahora hay colegios en los que me reciben como a David Bisbal. Los adolescentes son así, muy pasionales, así que o pasan de ti o te adoran». Así que no es que se lea poco, sino que no todos los libros despiertan la curiosidad de los jóvenes. La clave para que un libro llegue a cuajar entre tan complicado público es, según la escritora, «meterse en su piel, hablarles de lo que les interesa. Si tocas sus problemas, tienes a un montón de lectores apasionados que llegan a creerse tanto a los personajes que he recibido cartas dirigidas a alguno de ellos».

También destaca otro mandamiento: no adoctrinar. «Huyo constantemente de cargar mis novelas con enseñanzas y moralejas. Si partes de la premisa de escribir para que el lector aprenda algo, vas por mal camino. Si el autor tiene valores, estos terminarán transmitiéndose a lo largo del texto, pero no debe ser el objetivo para contar la historia».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La coruñesa María Menéndez-Ponte recibe el premio Cervantes Chico