Una exposición recrea la vida del Cid, en el 800 aniversario del mítico Cantar

La muestra, en la que está la Tizona, está abierta en la Catedral de Burgos.


La leyenda del Cid Campeador no parece tener final. A pesar de que se han cumplido ya 800 años del Cantar, la historia sobre la vida del ilustre caballero medieval sigue viva y alimentando la polémica. El último ejemplo se localiza en la catedral de Burgos, donde se ha inaugurado una exposición con casi trescientas piezas, entre las que se encuentra la espada que dicen que empuñó Rodrigo Díaz de Vivar en numerosas batallas.

La mítica 'Tizona' fue adquirida antes del verano por la Junta de Castilla y León tras pagar 1,6 millones de euros al propietario, el Marques de Falces, aunque el Ministerio de Cultura niega su autenticidad, pese haber estado décadas expuesta en el Museo del Ejército.

Entre los elementos que pueden verse en la exposición figuran «Las Arras del Cid», con una descripción sobre su valor documental, y una parte del antebrazo del héroe castellano que se guardaba en el Ayuntamiento de Burgos a modo de reliquia.

«El Cid, del hombre a la leyenda», es el título de la exposición iconográfica que inauguró el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, con el objetivo de promover la conmemoración del VIII centenario del 'Cantar del Mío Cid', cuya redacción por Per Abat se remonta al año 1207.

El manuscrito del autor se sitúa unos años después, entre los siglos XIII y XIV, y el códice está custodiado en la Biblioteca Nacional para una próxima exhibición coincidiendo con la efeméride. La muestra ofrece una amplia visión sobre la figura del Cid y el contexto histórico en el que sucedieron los hechos y sobre los que se sustenta la leyenda.

Mientras el presidente del Gobierno castellano-leonés elogió todas las obras que se muestran en el templo gótico -incluida la 'Tizona'-, el comisario de la exposición, Juan Carlos Elorza, lamentó la ausencia del códice del Cantar, aunque al mismo tiempo reconoció el deterioro que se produce cuando piezas tan antiguas abandonan su sitio natural.

La 'Tizona' integra los documentos y objetos vinculados

directamente al Cid en el primer apartado dedicado exclusivamente a la figura del héroe. Juan Carlos Elorza, comisario de la muestra, explicó que en el segundo apartado se hace referencia a la sociedad de aquella época, en un periodo histórico en el que coexistieron varios reinos en la península Ibérica. Sarcófagos, monedas, tejidos, vidrios y cerámicas recrean la vida cotidiana de una etapa que permanece en la retina de muchos ciudadanos por las secuencias de la película que en 1961 rodó el norteamericano Anthony Mann con Charlton Heston y Sophia Loren como protagonistas.

El tercer capítulo, «El Cantar del Mio Cid y los poemas épicos, de la voz a la letra», se centra en los manuscritos de la Edad Media y en el papel de los juglares que cantaban las proezas del caballero desterrado. En el cuarto apartado,«La imagen del Cid Campeador. De la Edad Media a la Ilustración», los organizadores de la muestra pretenden reflejar cómo ha quedado en la memoria colectiva la imagen de Rodrigo Díaz de Vivar. El cruce de civilizaciones, culturas y religiones -con la dualidad entre el cristianismo y el Islam- es una de las constantes de la época que también se ve reflejada en esta exposición iconográfica.

«Lo cotidiano en las artes. De Goya a Dalí», es el título del quinto espacio destinado a exhibir las obras pictóricas de artistas que han retratado al mítico personaje en distintas épocas históricas. «El Cid lanceando el toro» es el primer grabado de Goya que da paso a diferentes pinturas españolas realizadas por prestigiosos creadores, como Vela Zanetti y Salvador Dalí. La muestra estará abierta hasta el próximo mes de noviembre en el claustro de la catedral de Burgos.

La ruta de Burgos a Valencia

Otro de los objetivos de esta exposición y las celebraciones que giran sobre el VIII centenario del poema pasa por impulsar el Camino del Cid, un itinerario que discurre por los territorios donde Rodrigo Díaz de Vivar protagonizó las hazañas: Burgos, Soria, Guadalajara, Zaragoza, Teruel, Castellón, Valencia y Alicante. La singular vía , que nace en la pequeña población burgalesa de Vivar del Cid, sella su meta en tierras levantinas, después de atravesar más de 1.200 kilómetros jalonados por villas legendarias en las que el mítico guerrero medieval escribió su nombre ocho siglos atrás. La ruta turístico-cultural permite al viajero desplazarse en la actualidad por caminos rurales, paisajes y senderos que rememoran la leyenda que encumbró aún más al Campeador. La realidad también se fusiona con la fantasía a través de la recreación de episodios como el que refleja el matrimonio de las hijas del Cid con los Infantes de Carrión y la Afrenta de Corpes. La imaginación vuela al mismo tiempo que el visitante salta por cada una de las ocho provincias españolas donde hay huellas de la presencia del Cid.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Una exposición recrea la vida del Cid, en el 800 aniversario del mítico Cantar