Una capilla para Marilyn en una exposición que recrea el espíritu de los sesenta

La capilla en honor de la diosa de Hollywood será una recreación de la que le dedicó en 1967, cinco años después de su muerte, la galería neoyorquina Sydney Janic.


Marilyn Monroe, uno de los grandes mitos del celuloide, tendrá su «capilla laica» en una exposición londinense que recrea el espíritu de los sesenta mediante una mirada al retrato en el «pop art» de ambos lados del Atlántico.

La capilla en honor de la diosa de Hollywood será una recreación de la que le dedicó en 1967, cinco años después de su muerte, la galería neoyorquina Sydney Janice, explica a Efe Paul Moorhouse, comisario de la exposición «Pop Art portraits», que podrá visitarse del 11 de octubre al 20 de enero en la National Portrait Gallery.

La exposición trata de reflejar, según Moorhouse, la relevancia para la actual generación de los temas que marcaron la cultura de aquellos años como la moda, la obsesión con la fama, la inmersión en el consumismo, la carrera espacial o la música pop.

Fue una era que comenzó con un enorme entusiasmo y un optimismo casi ilimitado, que iban a quedar luego truncados por las protestas por la guerra del Vietnam, el asesinato de Kennedy o el suicidio de Marilyn, explica el comisario.

El «verano del amor» hippie de 1967 iba a degenerar dos años más tarde en la violencia durante el concierto de los Rolling Stones en el festival californiano de Altamont.

«Pero no hay que olvidar que 1969 fue, por otro lado, el año de la llegada del hombre a la Luna, con lo que todo tiene una cierta ambivalencia», señala el experto británico.

La década siguiente, la de los años setenta, es en cualquier caso muy distinta, y tuvo para muchos un «efecto de pesadilla», agrega.

Preguntado por qué ha elegido precisamente el retrato para conmemorar el pop art, Moorhouse dice haber visto muchas exposiciones sobre ese movimiento, todas las cuales transmiten más o menos el mismo mensaje: a saber, que es el arte de un mundo de objetos como las latas de sopa Campbell, de Andy Warhol.

«Se trata de un mensaje incompleto porque la iconografía de ese movimiento rebosa de imágenes de gente, de retratos. Su tema no es el consumismo sino la naturaleza cambiante del hombre frente a los objetos de consumo», afirma.

La exposición mostrará cómo el arte pop cambia el género del retrato tanto en Estados Unidos como en Gran Bretaña, los dos polos estudiados por Moorhouse.

El comisario explica las diferencias entre el origen de ambos movimientos, y así el «pop art» británico tiene mucho que ver con la llegada a Europa de la cultura norteamericana: las revistas ilustradas, el cine o la música pop.

En Estados Unidos, por el contrario, ese movimiento surge como respuesta estética al llamado «expresionismo abstracto» y representa una recuperación de lo figurativo.

Ambos son, pues, distintos en su gestación, pero coinciden en su «obsesión común con la figura», agrega Moorhouse.

El comisario señala, por otro lado, algunos precedentes lejanos que el retrato «pop» encuentra en el Renacimiento y así establece paralelos, por ejemplo, entre los collages del británico Eduardo Paolozzi y las cabezas inventadas de Arcimboldo, a base de combinar vegetales, pescados u otros objetos naturales.

Una de las cosas que más sorprenderán en la exposición, según Moorhouse, es el carácter poco convencional de muchos de los retratos, que no permiten reconocer inmediatamente al retratado sino que proceden por asociación o por alusiones más o menos ocultas.

En la exposición se mostrarán también algunos de los llamados «screen tests» (pruebas de pantalla) de Andy Warhol, que son retratos filmados de personajes como Dalí, Duchamp y otros, a los que aquél pidió que miraran directamente a la cámara durante cuatro minutos.

Moorhouse contrapondrá esas filmaciones a las que hizo en Gran Bretaña el cineasta de vanguardia Peter Gidal, pues la idea de la exposición es precisamente la de un «diálogo visual» entre artistas de ambos lados del Océano.

La exposición, que reúne 62 obras de 28 artistas norteamericanos o británicos -desde Jasper Johns, Lichtenstein o Warhol hasta Peter Blake, Hamilton o Hockney- estará dividida en siete secciones: Orígenes del pop, retratos y cuestiones de estilo, fantasía, el pop y el cine, inocencia, Marilyn y, finalmente, experiencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Una capilla para Marilyn en una exposición que recrea el espíritu de los sesenta