Cómo pasar 24 horas en A Coruña por 60 euros

L. G. V.

VIVIR A CORUÑA

EDUARDO PEREZ

Pese al encarecimiento de la vida, es posible dormir, comer y visitar los puntos turísticos más representativos de la ciudad por mucho menos de 100 euros

09 jun 2024 . Actualizado a las 12:44 h.

Hace una semana La Voz contaba que las inmobiliarias avisaban de un fenómeno inédito en A Coruña y sus alrededores: ya hay gente interesada en alquilar casas en agosto por 12.000 euros. Sin llegar a tal extremo, basta con echar un vistazo a plataformas de alquiler de viviendas turísticas o de reserva de hoteles y hostales para comprobar que, a estas alturas, conseguir un alojamiento para el verano en la ciudad herculina es complicado —en lo que queda del mes de junio la mayoría de hospedajes tienen los fines de semana completos y, en los que aún hay hueco, la habitación no suele bajar de los 100 euros— . Con todo, se pueden salvar los muebles si se adaptan las fechas. Es más, siguiendo ciertas recomendaciones es posible pasar 24 horas en A Coruña durmiendo en el centro de la urbe, disfrutando de algunos de sus platos típicos, y visitando puntos clave por poco más de 60 euros.

El turista en cuestión puede llegar a A Coruña en coche, en bus, en tren o en avión. Tanto la estación de tren como la de bus se encuentran a un par de kilómetros del centro neurálgico, por lo que se puede llegar dando un paseo o en bus urbano, costando el billete 1,30 euros. En el caso de aterrizar en Alvedro, la opción más económica es llegar hasta la ciudad en autobús. El viajero o la viajera estará en A Coruña en poco menos de veinte minutos y por 1,55 euros.

Ya en la ciudad, las alternativas para pasar una noche sin agujerear demasiado el bolsillo, no nos vamos a engañar, no son numerosas. Para empezar, es importante intentar hacer el viaje un día de semana, para asegurar disponibilidad; y un precio más bajo por noche. Partiendo de esta premisa, lo mejor es buscar un hostal. Así, tanto en la propia ciudad como en el cinturón metropolitano se pueden encontrar habitaciones a partir de 35 euros para las próximas semanas.

Si se llega a A Coruña a primera hora, es indispensable reponer fuerzas para afrontar el día de turismo que está por delante. Para desayunar por un precio asequible, una buena idea puede ser visitar uno de los locales de Bonilla a la Vista. Esta churrería es conocida extramuros gracias a que películas como Parásitos han covertido sus patatas, casi, en un objeto de culto. Por poco más de tres euros uno puede disfrutar de una taza de chocolate mediana y media docena de churros. 

Llega el turno de patear la ciudad. Un plan gratuito ideal para pasar la mañana es conocer la urbe a través de su ruta modernista, que incluye emblemáticos edificios que van del Ensanche a la Ciudad Vieja. Se puede parar para tomar el vermú en Casa Rita, situado a escasos metros de algunas de las construcciones más pintorescas de la ciudad, ubicadas en la calle Ferrol y Padre Feijoo. En este local de Payo Gómez ofrecen tapa gratis (oreja, callos, embutido o empanada) con cada consumición.

En el 2011 el edificio fue restaurado y se recuperaron sus emblemáticos cisnes
En el 2011 el edificio fue restaurado y se recuperaron sus emblemáticos cisnes ANGEL MANSO

Una vez finalizada la ruta, los amantes de la tortilla —es decir, todo el mundo— tienen una parada obligatoria en Pontejos. Este bar, que la generación Z no deja de recomendar en TikTok, se encuentra a escasa distancia de la Ciudad Vieja, y a un paso de María Pita. La tapa de tortilla, su plato estrella, cuesta 2,50 euros y es perfecta para abrir el estómago en un menú que va a consistir en las tapas.

ANGEL MANSO

La plaza de María Pita, dedicada a la heroína local, cuenta con un bar especializado en uno de esos manjares que los herculinos se atribuyen como propios: el tequeño. La globalización ha hecho que prácticamente todo el mundo conozca estos palitos de queso, que en realidad son originarios de Venezuela, pues no faltan en grandes superficies. En cualquier caso, El Tequeño sigue siendo un templo para viajeros y locales que quieren disfrutar de este manjar y de otro clásico de este pequeño bar: el pasticho, una lasaña a la que le dan una vuelta de tuerca. En estas dos tapas uno se gasta 5,60 euros y, con la tortilla de Pontejos, puede ir servido.

Sería un sacrilegio estar en A Coruña y no visitar la torre de Hércules. Así que, si hace buen día, un plan idóneo para arrancar la tarde es tomar un café en la terraza de La Dársena, en O Parrote, que cuenta con unas inmejorables vistas a la Marina. Cuesta 1,95 euros, pero merece la pena. Desde este punto, el paseo hasta el faro romano más antiguo del mundo es una delicia. Y, subirlo, una experiencia única que cuesta 3,09 euros —salvo los lunes, que la entrada es gratuita—.

Continuando la senda por el que es el segundo paseo marítimo más largo del mundo, se puede aprovechar para visitar la Domus. Fue el primer museo interactivo del mundo dedicado íntegramente al ser humano, y forma parte de la red de Museos Científicos Coruñeses, junto a la Casa de las Ciencias y el Aquarium. El precio de la entrada general es de 2,06 euros. 

Para acabar el día no hay nada más coruñés que ir de tapas por la calle Galera. Hasta Os Tigres se desplazan cuando tocan en A Coruña Nacho Vegas, Dorian o Sidonie. El que es uno de los locales favoritos de los grupos indies del territorio nacional, es célebre por sus mejillones, que se aderezan con una salsa picante de la que jamás han revelado la receta. Una ración para dos personas y dos cañas sale, en total, por 15 euros. La ruta pide parar en La Bombilla, un sitio tan único como abarrotado donde las tapas cuestan 1,60 euros. Nunca defraudan el croquetón y las albóndigas.

Datos a tener en cuenta: