La víctima del crimen de Toques: Julio Lea, un hombre tranquilo y de pocas palabras

Sus familiares dicen que no tenía enemigos, pero algunos amigos remarcan la mala relación vecinal. Los tres detenidos han pasado a disposición judicial

;
Los detenidos por el crimen de Toques eran vecinos de la víctima Los apresados son dos hermanos que vivían en la misma aldea que Julio Lea, y un primo de ambos

SOBRADO / LA VOZ

En la cafetería Plaza, en pleno centro del municipio coruñés de Sobrado dos Monxes, los vecinos no hablaban de otra cosa. Las conversaciones giraban mayoritariamente en torno a la detención de tres personas por su presunta relación con la muerte de Julio, uno de los clientes habituales del local. Allí solía desayunar todas las mañanas, mientras buscaba cómo ganarse el jornal del día, ya fuese haciendo plantaciones forestales, ya fuese realizando labores de jardinería.

En la barra, un hombre que compartió horas de trabajo con él le recordaba como «una excelente persona». «Se dedicaba a su trabajo, iba a su aire, no se metía con nadie, por eso sorprendió mucho su muerte y lo cruel que fue», añadía. Personal del bar también asegura que el fallecido era un hombre «tranquilo, se sentaba todas las mañanas, se tomaba su café y leía mucho los periódicos». La detención de sus vecinos como posibles autores de su muerte, dos meses después de que se encontrara el cadáver carbonizado, ha resultado para trabajadores y clientes del bar una sorpresa.

Sospechas vecinales

No ha sido así a pocos kilómetros del mismo, en la parroquia de Nogueira, donde vivía el fallecido. Allí amigos de la familia señalan que sospecharon de los arrestados desde el primer momento y se muestran aliviados por su captura. Los describen -sobre todo a uno de ellos- como gente problemática con el resto de los vecinos y apuntan que las rencillas entre ellos y la familia de Julio Lea Casal venían de lejos.

«Algúns veciños xa sospeitaramos dos detidos dende o momento no que apareceu o corpo»

Una de las hermanas de la víctima -tenía diez hermanos- confirma que uno de los apresados tuvo problemas hace años con su padre: «Discutían por fincas». Sin embargo, rechaza opinar sobre los detenidos, cuya identidad solo conoce por las habladurías de los vecinos. Y es que la policía judicial solo ha informado a la familia sobre la detención de tres personas relacionadas con la muerte de Julio, sin concretarles de quién se trata ni dar más datos sobre su identidad.

Lo que sí defiende la mujer es que su hermano, a sus 59 años, no tenía problemas graves con nadie: «Meu irmán nunca ningún inimigo tivo, non se metía con ninguén. Ás veces pode haber discusións, todos temos problemas, pero para chegar a algo así hai que meterse moi fondo», señala.

«Meu irmán nunca ningún inimigo tivo, podía discutir pero non se metía con ninguén»

Mensaje en una esquela

Con todo, otros miembros de la familia ya parecían sospechar que había algo turbio tras la muerte de Julio. Al pie de una esquela publicada en Internet el pasado 9 de abril -el día que fue enterrado en la parroquia de San Xurxo de Nogueira-, una de sus sobrinas escribía el siguiente mensaje: «Te recordaré siempre. Descansa en paz, ya que los que te quitaron la vida ojalá nunca descansen en paz. Hasta siempre, con mucho cariño».

También otros amigos de la familia apuntan a que la víctima «tíñalles medo» a sus vecinos y que no era el único. Con todo, no imaginaron el fatal desenlace cuando el 27 de marzo trataron de localizarle sin éxito a través de varias llamadas a su teléfono móvil. Ese mismo día, un miembro de un operativo contraincendios localizaba su cuerpo calcinado y comenzaban las pesquisas.

Un detenido por el crimen de Toques ya había agredido al padre de la víctima

Emiliano Mouzo
;
En directo en Toques: «Los detenidos vivían a 400 metros del asesinado» Los detenidos por el crimen de Toques son dos hermanos y un primo

Han sido arrestados dos hermanos, vecinos del muerto, y un primo de ambos

Manolo y Marcial, dos hermanos vecinos de Sobrado dos Monxes, de unos 60 años, y un primo de ambos, residente en el municipio de Boimorto, son las tres personas detenidas por la muerte de Julio Lea Casal, el hombre que apareció calcinado cerca de su vehículo en Toques el pasado 27 de marzo.

Los dos hermanos, uno de ellos casado y con tres hijas, residen a escasos metros de la vivienda de la víctima, en el lugar de Freirá. De hecho, otros vecinos de la parroquia señalan que ambas familias eran los últimos residentes de la aldea en la que vivían, después de que otro matrimonio decidiese cambiar su lugar de residencia por no sentirse cómodo en el lugar.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La víctima del crimen de Toques: Julio Lea, un hombre tranquilo y de pocas palabras