Cámaras térmicas y monitorización en 3D para restaurar el monasterio de Sobrado

La iglesia tenía múltiples filtraciones y se actuará en el interior y la cubierta


Sobrado dos Monxes / La Voz

El perfil de las torres octogonales de la iglesia del monasterio de Sobrado dos Monxes sobresalen en el horizonte y desde hace un mes unos andamios tapan su barroca fachada principal, tras haberse realizado una primera fase de monitorización. Visibilizan los trabajos de restauración que comenzaron en octubre. La intervención,  llevada a cabo por Estudio Método de la Restauración, contempla trabajos en la iglesia y su cubierta, además de una zona del claustro de Medallones, en un proyecto integral de 1,4 millones.

«Hay lienzos por completo de la muralla que están verdes», reconoce el arquitecto José Ignacio López de Rego Uriarte, redactor del proyecto y director de obra, que señala como una de las mayores patología del monumento las múltiples filtraciones por los muros, cubiertas y contrafuertes, que han derivado en la aparición de algas, musgo, líquenes y hongos, que se pretenden eliminar con una limpieza en seco y también húmeda, en una restauración en la que se retirarán acabados en cemento.

«Estamos interviniendo especialistas en algas, hongos, en madera y morteros de cal, investigadores de las distintas universidades de la comunidad autónoma, y haciendo una serie de analíticas para concretar cuáles de los productos que hay actualmente son los más idóneos para atajar las patologías y curar y mantener un mayor tiempo posible el monumento sin que se deteriore», remarca el redactor de un proyecto financiado por la Consellería de Cultura y que tiene un plazo de ejecución de 18 meses. Reconoce que el estado actual de la iglesia es «deficiente» y por ello «se está empleando una inversión muy importante». Para detectar las filtraciones de agua se han utilizado cámaras térmicas para saber por dónde entra el agua.

El arquitecto, especialmente considerado con las actuaciones realizadas con anterioridad y los medios de los que se disponía, dice que el avance tecnológico abre un nuevo escenario a la restauración. «Ya se ha monitorizado en tres dimensiones una parte de la iglesia y cuando acabe la obra se va a monitorizar en 3D con un grado de precisión enorme para si en algún momento hay un deterioro de algún tipo de sillar o de escultura se pueda restaurar de forma precisa», remarca.

Aves y murciélagos

Se busca intervenir de una forma científica en todos los campos, también en el medioambiental, por eso llevan a cabo un seguimiento de la anidación de aves y la colonia de murciélagos. «Hemos hecho una campaña, monitorizando, en primavera se hará otra campaña para, si hay especies protegidas, procurar no destruir sus hábitats», avanza.

Respecto a la magnitud de la obra, López de Rego Uriarte remarca que «la nave central de Sobrado dos Monxes es, aproximadamente, como siete metros más corta que el crucero de la catedral de Santiago, estamos hablando de una iglesia de magnitudes imponentes, eso requiere entender que son muchas cubiertas, muchos tejados y a medida que se va rehabilitando se va mejorando». El arquitecto apunta que «es un clima muy hostil, la nieve es muy complicada, y eso hace que haya que restaurar».

La actuación contempla la eliminación de un almacén de hormigón pegado a la capilla de San Juan. «Es una joya y quedaba minimizada por la situación de un alpendre para aperos de labranza realizado con pilares de hormigón y con uralita, que distorsionaba el monumento y conseguimos, con la colaboración de los monjes, retirarlo y cuando esté restaurado se podrán contemplar todas las caras», explica López de Rego Uriarte.

En estos momentos en lo que trabajan es en el retablo de la capilla del Rosario, dedicado a la batalla de Lepanto y víctima de las desamortizaciones. «No esta como estaba originalmente, sino que con las piezas que quedaron se conformó uno nuevo», indica. Están retirando un repinte en tono marrón que lo igualaba, del que detectaron seis capas. Se realiza mientras continúan llegándoles noticias de más archivos que pueden completar la información que tienen sobre él. «Hay un libro que es el Cronicón, que relata los avatares del monasterio, y que estamos descifrando para saber si ese retablo estaba ahí», comenta. También se acometieron ya las primeras pruebas de limpieza en el interior y se han realizado prospecciones en la sala de reliquias.

«Yo pediría que pusiera huevos a santa Clara», contesta López de Rego Uriarte sobre cuándo se acometerá la cubierta. «Si abrimos la cubierta ahora crearíamos un problema, hemos dado indicaciones por si aparece alguna ventana de buen tiempo para levantarla por tramos, si vemos que la meteorología nos es adversas recurriremos a medios complementarios: vallas y lonas».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Cámaras térmicas y monitorización en 3D para restaurar el monasterio de Sobrado