Alternativa supedita el tripartito en Sada al derribo del Náutico, ya adjudicado

D. Vázquez SADA / LA VOZ

SADA

CESAR QUIAN

García Seoane critica los plazos de los proyectos en el municipio

10 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Sadamaioría, BNG y Alternativa dos Veciños formaron el tripartito sadense en julio del 2019 con escasos sobresaltos, pero el Náutico, que ya había provocado fricciones en el pasado, volvió a salir este lunes a la palestra como punto polémico. El presidente de Alternativa dos Veciños, Ángel García Seoane, supeditó el mantenimiento de su formación en el gobierno (en donde están con dos concejales) a que se ejecute su demolición.

«Alternativa está participando no goberno de Sada para que se puideran facer cousas, pero vai moi lento todo e estamos repensando seguir no goberno se as cousas non avanzan máis a presa», indicó en Voces de A Coruña, de Radio Voz. «Hai que xestionar máis rápido, os veciños esperan cousas en Sada que tardan moito en facerse», dijo.

García Seoane se expresó así sabiendo que ya se ha adjudicado la obra, a Demoliciones Javier Ares por 171.816 euros, pero afirmó que «espera que sexa unha realidade, porque se non o é Alternativa dos Veciños non vai a participar no goberno de Sada».

«Nós temos un compromiso, esiximos dúas ou tres cousas para participar, non imos impedir que se goberne Sada, faltaba máis», apuntó e indicó que si bien están a favor de esta demolición, trabajan en salvar otro edificio del litoral, como es el de la Sociedad de Sada. «Presentamos unha moción ao pleno destes días para recuperar a parcela onde está ubicado o local social, que durante 60 años deu vida ao pobo», avanzó y calificó de «inexplicable» que esté pendiente de un acuerdo de Costas para su derribo. «O alcalde Moncho [Rodríguez Ares], renunciou no seu día a que esa parcela fora do Concello e Costas acordou tirar o edificio, non o tirou e non é para tirar. Nós queremos que iso se recupere e Sada teña vida cultural».

En menos de dos meses y a la espera de los trámites administrativos

«A nosa intención é tiralo», remarcó este lunes el alcalde de Sada, Benito Portela, sobre el Náutico, aunque evitó entrar en polémicas sobre lo comentado por su homólogo oleirense. Indicó que el Náutico se derribará, que así fue aprobado el jueves por la junta de gobierno, pero que es una obra que está a expensas de trámites administrativos, como la coordinación de seguridad y salud, o la firma del contrato, entre otros asuntos. Poco dado a ofrecer plazos, Portela remarcó que las obras estima que deberían de comenzar en menos de 60 días, previsiblemente en septiembre. El plazo de ejecución de los trabajos es de dos meses, por lo que en este año el polémico inmueble circular pasará a la historia. Su licencia se aprobó en 1987 y lleva tres lustros cerrado.

«Okupación voluntaria»

Mientras los pasos para la desaparición del inmueble avanzan, el movimineto Unidos Vecinos Sada sigue oponiéndose al derribo y pide respaldo ciudadano para «participar voluntaria y pacíficamente en la okupación vecinal de ese edificio municipal». «Nos van a tener que sacar de nuestro edifico con una orden judicial», dicen.