Sada presenta su recurso y alega que la buena fe de los Franco es «errónea»

La Voz A CORUÑA

SADA

Imagen del pazo de Meirás desde la escalinata de los jardines
Imagen del pazo de Meirás desde la escalinata de los jardines MARCOS MÍGUEZ

El Ayuntamiento indica que «la mala fe es transmisible a sus herederos, dado que eran estos, y no el Estado, quienes debían haber acreditado y probado una ignorancia y desconocimiento del vicio radical de su título posesorio»

15 mar 2021 . Actualizado a las 15:12 h.

El Ayuntamiento de Sada ha presentado este lunes su recurso de casación contra la sentencia de la Audiencia Provincial de A Coruña que reconoce una indemnización para los herederos de Franco por la conservación del Pazo de Meirás, en el que sostiene que la conclusión jurídica sobre la buena fe de los Franco es «jurídicamente errónea». La representación procesal del Consistorio sadense, donde se ubica el inmueble que es ya patrimonio del Estado, ha interpuesto ya su recurso, una medida que han anunciado todas las administraciones personadas en la causa.

Sada apunta a un motivo de infracción procesal y tres motivos de casación, al considerar que la sentencia de la Audiencia no se ajusta a derecho respecto de la condición posesoria de buena que dicho fallo atribuye a los nietos del dictador y con efectos de 1975. Argumenta que «Franco fue un poseedor de mala fe, plenamente consciente y conocedor de la nulidad radical de la escritura de 1941», y añade que «la propia sentencia reconoce expresamente el 'constante intento' de Franco para crear un título simulado, una completa ficción, la escritura de 1941», así como que fue un «entramado engañoso». «La conclusión debió haber sido la declaración judicial de mala fe en la posesión de Franco, pero la sentencia no declaró tal cosa, sino que aplicó la presunción de buena fe», lamenta el Ayuntamiento.

En segundo lugar, indica que «la mala fe es transmisible a sus herederos, dado que eran estos, y no el Estado, quienes debían haber acreditado y probado una ignorancia y desconocimiento del vicio radical de su título posesorio», y finalmente añade que «no hay fundamento legal ninguno para aplicar retroactivamente una supuesta y hipotética condición de buena fe» hasta 1975. «Ni Franco fue poseedor de buena fe ni los actuales herederos, tampoco», insiste el Consistorio, por lo que solicita la estimación del recurso y la liquidación posesoria de mala fe, tanto de los actuales herederos como de sus ascendientes, incluido el propio Franco.

De estimarse, supondría que serán los Franco quienes deban compensar al Estado por una posesión detentada durante tantos años, añade Sada, satisfecha por la «posición común de todas las partes (Estado, Xunta, Diputación y Ayuntamientos de A Coruña y de Sada) de presentar un recurso ante el Tribunal Supremo.