Sada despide al fundador de El Chiringuito

Manolo Vicos será enterrado este jueves en el cementerio municipal de la localidad coruñesa


redacción / la voz

En el verano de 1967, Manolo Vicos y su mujer, Lolucha Couceiro, abrieron una caseta de madera en la playa de Sada. Su función era la de ofrecer un servicio de duchas y de guardarropa para los bañistas que cada año elegían el arenal sadense para disfrutar del verano. Cuatro años después, aquella caseta amplió la oferta y empezó a servir algo más: refrescos y helados para los niños, y pinchos de tortilla y pimientos, sardinas y calamares para los adultos desde una pequeña barra. Con suelo de arena y sillas de madera, el matrimonio dio servicio de hostelería a varias generaciones de sadenses y a miles de familias que formaban parte de aquel incipiente turismo veraniego que empezaba a abrirse en la España de los setenta.

Para seguir leyendo, suscríbete a La Voz de Galicia


Estar bien informado nunca fue tan necesario


Más de trescientos periodistas, corresponsales y analistas trabajan en La Voz todos los días para personas como tú, que buscan información contrastada, reportajes y artículos de opinión sobre Galicia, España y el mundo.

SUSCRIPCIÓN WEB+APP
  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Réplica digital en PDF del periódico impreso
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso el fin de semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso toda la semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia

Sada despide al fundador de El Chiringuito