Los «findes» de El Bosque, Baroke y Party

La discoteca de Cecebre sale a la venta y los espacios de Carral y Sada también están disponibles


cambre / la voz

Los nacidos a mediados de la década los ochenta y principios de los noventa pasaron buena parte de las noches de su adolescencia en las discotecas de la comarca. En concreto, Cambre, Carral y Sada se convertían en el epicentro juvenil durante los fines de semana cuando la ruta era viernes a El Bosque, sábados a Baroke y domingos a Party.

Ahora, nada queda del eco de las canciones que sonaban a todo volumen en unos locales que con el paso de los años han enmudecido. Sin embargo, quizá el ruido vuelva pronto a alguno de ellos, ya que el espacio que algún día fue la discoteca El Bosque ha salido a la venta recientemente por 496.582 euros, según un anuncio publicado por la agencia Coruña Merca Service. Desde la inmobiliaria afirman haber recibido ya llamadas de personas interesadas en el local, pero ninguna propuesta en firme. En concreto, la instalación cuenta con una superficie útil de 2.474 metros cuadrados.

En cuanto a los posibles compradores, aclaran que «de momento no han hecho una oferta formal, pero sí han mostrado interés de palabra». Lo que está claro es que quien decida hacerse con un complejo que en su día reunía cada viernes a multitud de jóvenes de toda la comarca debe estar dispuesto a dejarse una gran cantidad de dinero en su restauración, ya que el estado actual del inmueble es deficiente debido a los incendios que ha sufrido en los últimos años.

Una de las discotecas que compartió fama y éxito con El Bosque es la antigua Party, situada en Carral. El local se encuentra cerrado desde hace unos cuatro años, según su propietario, que descarta volver a abrir el negocio. «El mundo de la noche no es tan bonito como algunos lo pintan. Yo hasta tengo pesadillas al recordar esa época», comenta. Asimismo, explica que el complejo «está disponible para alquiler, tanto para utilizarse como discoteca como para montar cualquier otro tipo de negocio». Se trata de una instalación de 600 metros cuadrados y que, a diferencia del local de Cecebre, «se encuentra en perfecto estado». Así lo asegura su dueño, que dice que «si quisiera podría reabrir mañana mismo porque está todo en buenas condiciones, pero no quiero volver a trabajar de noche».

Y si los adolescentes del área coruñesa se desplazaban los domingos hasta Carral, los sábados el destino más frecuentado era Sada. Allí, el local de moda era la discoteca Baroke, que también se encuentra cerrada. «Está a la venta el solar, no la discoteca como tal, ya que no está en buenas condiciones», explica el propietario de un espacio de 1.300 metros cuadrados. Sobre el precio, aclara que «se puede negociar, pero bueno, claro, es un local muy grande y en pleno centro de Sada, por lo que es caro». Su caso es diferente al de la antigua discoteca El Bosque, ya que de momento no ha publicado ningún anuncio para informar de la venta, pero matiza que está «abierto a ofertas».

De momento, habrá que esperar para ver si alguno de los tres locales resucita de la mano de un nuevo promotor. Lo que es seguro es que tan solo por la morriña, a muchos de los jóvenes que frecuentaban los locales les gustaría volver a ver a las reinas de las noche en pleno apogeo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Los «findes» de El Bosque, Baroke y Party