Casa Marabina: cocina tradicional hecha con mucho mimo en Ledoño

Tamara Rivas Núñez
T. Rivas A CORUÑA

PARA COMER

Las zamburiñas, el bacalao a la portuguesa y las carnes a la brasa, estrellas de una propuesta que el fin de semana se completa con la carne asada y los callos

24 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Su cocina no tiene secretos, pero sí mucho mimo y tradición, dos ingredientes con los que Mailin Romero y su marido, Alfredo González, han conseguido poner en el mapa a Casa Marabina, un restaurante ubicado en Ledoño que desde el 2019 lleva conquistando con sabores de toda la vida y preparaciones cuidadas los paladares de quienes se acercan hasta allí. «Todo lo que hacemos es absolutamente casero, desde los fondos de carnes y pescados hasta las tartas», explica la cocinera. Y eso es algo que se nota y que invita a volver.

Su propuesta gastronómica es variada y apta para disfrutar en familia. Si uno va con ganas de picoteo, las croquetas, los calamares o el raxo siempre son una buena opción, pero la estrella de la carta son, sin duda, las zamburiñas, que se sirven a la plancha con un toque de la casa. «Es raro encontrar una mesa que no las pida. Las hacemos muy sencillas porque cuando la materia prima es de calidad, no hace falta tocarla demasiado», sostiene Mailin. Intenta, de vez en cuando, introducir algún plato de su país de origen, Venezuela, pero solo los tequeños -se sirven acompañado de unas salsas que combinan a la perfección- han logrado mantenerse en la carta.

La brasa también tiene su protagonismo en Casa Marabina. Por ella pasa todo tipo de piezas: churrasco de cerdo, de ternera, de black angus, picaña… Si uno no sabe qué elegir, siempre puede pegarse un buen homenaje con la parrillada para dos, en la que hay un poco de todo, desde pulpo a la brasa con cachelos, a churrasco con sus chorizos -criollo y rojo- pasando por las chuletitas de cordero. El bacalao a la portuguesa es uno de esos platos por los que merece la pena ir. Es una pieza de medio kilo que se prepara al horno con salsa de tomate natural, patata panadera y verduras en juliana salteadas, un placer para los amantes de este pescado.