Beautiful: Carnes veteranas mimadas al calor de una brasa experta en A Coruña

Tamara Rivas Núñez
T. Rivas A CORUÑA

PARA COMER

El ojo de bife de novillo argentino, una pieza tierna y con un equilibrio perfecto de carne y grasa, logra conquistar el paladar de los más carnívoros. Pero también hay opciones como el asado de tira, el pulpo a la brasa o las zamburiñas con los que deleitan a todo tipo de comensales

17 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Las recetas del éxito son muchas y muy variadas, pero todas se asientan sobre pilares muy similares: ideas claras, productos de calidad y sabores que conquisten. Tres cosas que tuvieron muy en cuenta Fernando Chas y Jaqueline Silva cuando en agosto del 2019 pusieron en marcha en la calle Rosalía de Castro, Beautiful, un coqueto local con una oferta gastronómica que gira en torno a la parrilla, pero en la que también hay cabida para propuestas más tradicionales con presencia del producto del mar. «Nuestra carta es simple y nuestras elaboraciones también. Buen género, fuego, sal y sabor: Nada más», resume Fernando, quien además de socio, por experiencia, ejerce con maestría de parrillero. Su otra mitad en el negocio, Jaqueline, es la cara amable de la sala y una perfecta conocedora de los clientes a la hora de asesorarlos y orientarlos sobre qué pedir para que la experiencia resulte de lo más satisfactoria. Su buen hacer a lo largo de estos casi dos años les ha servido para recibir el reconocimiento de la Guía Repsol en un tiempo récord.

Los amantes de la carne que sabe a carne de verdad tienen en la carta de Beautiful diferentes opciones con las que hacer disfrutar al paladar. Pero sin duda la estrella es el ojo de bife de novillo argentino, una pieza de la zona del lomo alto que resulta de lo más tierna, sabrosa y con un equilibrio perfecto entre grasa y carne. «No adobamos las piezas. Las sellamos bien, con una brasa bien viva y sal gorda. Después se cocina al punto que quiere el cliente y se remata con sal Maldon», explica el chef. El que busque ternera en la carta no la va a encontrar porque han optado por ofrecer novillo, una carne más veterana -los animales tienen entre 2 y 4 años- y por lo tanto más roja y de sabor más potente. El asado de tira, la picaña o el secreto de cerdo Duroc son otras de las opciones que resultan más amables para comensales menos acostumbrados a los sabores intensos.

Aprovechando ese gusto tan característico que da la brasa incluyen entre sus propuestas unas hamburguesas que nada tienen que ver con la comida rápida. Se hacen con carne picada premium a la que solo le añaden sal, «sin adobos y ni nada para ligarla». Para redondearla y adaptar al gusto de cada uno, se pueden rematar con queso cheddar, bacon, lechuga, tomate o cebolla.