Cerdo ibérico de bellota, vaca vieja madurada y arroces en La Grosería

Alfonso Andrade Lago
A. Andrade A CORUÑA

PARA COMER

Restaurante La Grosería
Restaurante La Grosería ANGEL MANSO

Productos naturales y un ambiente familiar son las apuestas de este local de Culleredo

15 nov 2019 . Actualizado a las 11:52 h.

Cuarenta días de maduración tienen el lomo bajo o el tomahawk de vaca vieja que sirve La Grosería, en Culleredo. La carne a la parrilla es una de sus especialidades, como el cerdo ibérico de bellota, que se sirve en solomillo, secreto o abanico.

También los arroces, como el de pulpo y setas o el de marisco y verduras, tienen sitio en el podio de este proyecto gastronómico que abanderan tres socios, el compostelano Rafael Río y los coruñeses Jesús Blanco e Ignacio Amat.

El nombre, tan particular, es un juego de palabras «a partir de un restaurante neoyorquino de los años cincuenta, los grocery store ingleses y el propio término castellano», destaca Rafael Río. El local, en el que descolla la madera, recrea en cierto modo el ambiente de una taberna antigua.