La Virgen triste recupera la alegría

La comunidad parroquial de San Nicolás presentará mañana la restauración del cuadro de la Inmaculada Concepción que se realizó gracias al apoyo de la Diputación


Es, salvando las distancias, nuestro pórtico de la Gloria. La obra pasó de estar cubierta de suciedad y pasar desapercibida a convertirse en una imagen imponente que llama la atención. La comunidad parroquial de San Nicolás presentará mañana de manera oficial la restauración del cuadro de la Inmaculada Concepción que pudieron llevar a cabo gracias al apoyo de la Diputación. Esta joya de principios del siglo XVIII no está firmada, pero los expertos la sitúan en el círculo de la escuela madrileña de Salvador Maella. «Parece ser que presidió un retablo anterior al actual que hubo en San Nicolás. Tras su desaparición, el cuadro se colgó en la iglesia y, entre el paso de los siglos y el humo de las velas, se fue convirtiendo en una obra negra», comenta Pablo Carballido, uno de los artífices de la recuperación de esta pieza junto con el vicario José Luis Veira o el párroco José Morente.

Carballido, que estudió música y restauración, recuerda cuando era un chaval e iba a la iglesia de San Nicolás. «Para mí era la Virgen triste y siempre pensaba lo hermosa que debía de haber sido y me compadecía de que se hubiera puesto así de negra, tanto que apenas se distinguían sus formas y las del cortejo de ángeles que la acompañan», relata. Todo eso ahora es pasado. Gracias a la Diputación, y en especial al interés puesto por Luis Jaime Rodríguez y José Manuel Yáñez, desde mañana podemos ver la maravilla que estaba escondida. 

«El lienzo estaba destensado en un bastidor inadecuado, y durante los siglos fue retocado con poca habilidad, el fondo se había repintado de tonos parduzcos, los angelitos y la Virgen casi completamente cubiertos, además de contar con una gruesa capa de barniz oxidado», explican. Un equipo de jóvenes restauradoras formado por Rocío Barreiro Lopo, Erika Atienza Saavedra y Laura González Moreira hicieron un paciente y meticuloso trabajo de limpieza en el lienzo. Durante dos meses va a poder verse a la entrada de la iglesia de las Capuchinas una exposición que explica con detalle el trabajo llevado a cabo. Mañana será la presentación oficial en este templo y, dentro de poco, la Virgen triste y su recuperada alegría lucirán en San Nicolás como sucedía siglos atrás.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La Virgen triste recupera la alegría