Pimpante centenaria en Brexo Lema

Pablo Portabales
Pablo Portabales A CORUÑA / LA VOZ

EL PULSO DE LA CIUDAD

Plena de salud y vitalidad, gran jugadora de parchís y aficionada a la buena comida y las gotas en el café, Marina Amil Caridad reunió ayer en Brexo Lema a cerca de un centenar de familires y amigos

26 ene 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Su hija, que trata de imitarla en todo, dice que desde hace muchos años Marina Amil Caridad fue avisando de que pensaba llegar a los cien, así que en Brexo Lema no cogió por sorpresa la fiesta de cumpleaños de esta mujer, nacida el 24 de enero de 1920, que además de sus enormes ganas de vivir disfrutó siempre de buena salud. Una pastilla para la tensión toma. «Su copa de rioja o sus gotitas de aguardiente en el café» también le dan alegrías. Y los callos, su comida favorita. «Préstame todo», cuenta Marina, para quien «non hai segredos» de longevidad. «Comer ben, descansar e pasear», dice. Su hija Mariluz Villar Amil aclara que le encanta salir. A comer fuera, a jugar a las cartas o al campeonato de invierno de parchís en el que participa. Una vida para celebrar que ayer reunió a su alrededor a 70 personas (50 familiares) en un almuerzo memorable. Y en los postres, el cariño y las flores de las amas de casa y trabajadoras del colectivo Vagalume, de la Asociación Cultural, Recreativa e Instrutiva de Brexo Lema y la Asociación A Unión.