La última milhoja de Hildita

Mucho cariño y nostalgia brilló en la fiesta sorpresa que rindieron a José Sánchez García una buena representación de sus grandes amigos con motivo de su jubilación al frente de la pastelería Hildita


A Coruña

Pepe fue el último en probarla. Bueno, él, su mujer, su hija y los amigos que acudieron a la fiesta sorpresa que le organizaron. «Aunque no es larpeiro sí que probó una pizquita. No es de dulces, pero le gustan los buenos pinchos y los calamares de la ría», comenta María Teresa, una de las promotoras de la cita. Es la propietaria de La Cantina, un local ubicado al lado del paseo marítimo de O Temple que abrió hace poco más de un año «con idea de volver a aquellas tascas de tazas que por desgracia se están perdiendo», apunta. Pues a este bar le gusta ir a José Sánchez García cuando no está en Hildita. Al acabar la jornada le gusta tomar su Rioja y jugar una partida de dados. Aquí se encuentra a gusto. Esta semana se jubiló, cerró la mítica confitería de la calle Alameda y puso fin a una historia de décadas de azúcar. Con lo que no contaba era con que en la primera noche de su nueva vida de jubilado iba a acudir a una fiesta en su honor. El domingo pasado tuve la suerte de comer mi última milhoja de Hildita. Me invitó Santi Fernández Miranda, un fan incondicional de este postre. Pero la última de la historia se la comió el dueño del ya desaparecido negocio, su familia y sus amigos. ¡Cuántas veces habré escrito sobre Hildita! Quizás mil hojas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

La última milhoja de Hildita