Decenas de Papás Noel irrumpieron ayer en A Coruña y Culleredo, solo que estos eran un poco más insólitos que el tradicional, pues iban motorizados. Ataviados, eso sí, con el típico ropaje rojo y la barba blanca del personaje más querido de las Navidades por los pequeños de la casa, los pilotos recorrieron las calles de los dos municipios sobre sus motos. Esta vez no hubo renos, que se quedaron descansando hasta la noche del 24 de diciembre. En este viaje previo por tierras del norte de Galicia, pasaron por el Instituto Benéfico Social Padre Rubinos. Como no podía ser de otra forma, se desplazaron hasta aquí para entregar juguetes y muñecos, y mucha ilusión, a los pequeños. El recorrido de estos Santas de carne y hueso concluyó en la Marina. Aquí la Papanoelada Motera se permitió un atracón después de un día de trabajo repartiendo sonrisas entre los que se cruzaban en su camino. Algunos, en vez de pelo blanco lo llevaban de colores. Estos pajes del auténtico Santa pusieron fin al sábado con una gran chocolatada, su rica merienda a la que acompañaron, por supuesto, con churros. Una estampa navideña.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La Papanoelada Motera llega a A Coruña